IBM presentó un sistema informático que podría hacer nuevos aparatos mil veces más rápidos y potentes que los actuales superordenadores de gama alta.