149

Nacional

General Riaño:

"Hubo la necesidad de actuar con contundencia y vehemencia para evitar males mayores a la población"

ONU:

"En las protestas campesinas hubo disparos con fusiles de alta velocidad, usualmente de dotación de la Fuerza Pública"

León Riaño defendió a sus hombres en el Catatumbo

Justicia - Junio 21 de 2013, 10:40 am
General Roberto León Riaño, director de la Policía.

El procurador dijo que a los señalamientos de la ONU les faltó tacto.

La ONU y el Gobierno chocaron por las protestas campesinas en el Catatumbo después de que el Ejecutivo tildara de "irresponsables" y "temerarias" las denuncias de este organismo internacional. El cruce de declaraciones continuó este jueves entre representantes de las Naciones Unidas y miembros del Gobierno, en vísperas de la visita a Colombia de la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Navi Pillay, la próxima semana.

El Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos emitió el miércoles un comunicado en el que denunció que durante las manifestaciones en el Catatumbo hubo un "uso excesivo de la fuerza" por parte de las autoridades.

"La Oficina (de la ONU) pudo constatar: por un lado, que en las protestas campesinas hubo disparos con fusiles de alta velocidad, usualmente de dotación de la Fuerza Pública, y por lo tanto, indicaría uso excesivo de la fuerza en contra de los manifestantes", decía el comunicado.

La ONU daba así respuesta a la muerte por disparos de cuatro campesinos durante las protestas que, desde hace un mes y un día, tienen bloqueada parcialmente la región.

La reacción del Gobierno no se hizo esperar y el ministro de Defensa, Juan Carlos Pinzón, tildó de "irresponsable y temerario" hacer cualquier afirmación sobre la muerte de los cuatro campesinos hasta que la Fiscalía haya determinado las circunstancias en que esas personas perdieron la vida.

El director de la Policía Nacional, general José Roberto León Riaño, defendió ante periodistas como "profesional" y "gradual" la actuación de la Fuerza Pública y aseguró que "hubo la necesidad de actuar con contundencia y vehemencia para evitar males mayores a la población" en algunas arremetidas de los manifestantes.

Y el procurador general de la Nación, Alejandro Ordóñez, se refirió al pronunciamiento de la ONU como falto de "tacto". "Tales entidades deben actuar con tacto, aquí existe institucionalidad. La institucionalidad está actuando".

Ante la reacción del Gobierno, el representante en Colombia del Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos, Todd Howland, defendió el posicionamiento de su Oficina y constató que los campesinos murieron como consecuencia de disparos de armas largas.

"Hay pocos que tienen estas armas largas (en Colombia): la Fuerza Pública, el movimiento rebelde y las bandas criminales y en este caso podemos ver que la Fuerza Pública (...) estaba en el lugar", dijo Howland en una entrevista a Blu Radio.

Howland también invitó a la Fiscalía a que investigue "si la Fuerza Pública utilizó o no su fuerza de forma apropiada".

También dijo que la ONU no pudo constatar si las protestas están infiltradas por miembros de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (Farc), tal y como aseguran la Policía y el alto Gobierno.

"Había un pequeño porcentaje de estas personas (manifestantes) que fueron violentas, que esas personas fueran de las Farc o campesinos violentos es algo que no podemos decir", añadió.

Este choque llega pocos días antes de que la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Navi Pillay, inicie una visita oficial a Colombia, entre el 16 y el 19 de julio, en respuesta a una invitación anterior del Gobierno.

NoticiasRCN.com

 

onu bloqueos protestas derechos humanos muerte violencia represión policía esmad