Estos dispositivos portátiles, que calibran la exposición de la piel a la radiación ultravioleta (UVA) durante actividades al aire libre, son "útiles para poder optimizar los tratamientos de afecciones de la piel", dicen los autores.