Un reconocido estilista fue hallado muerto en su sitio de trabajo con signos de tortura. Su nombre era César Ortega y trabajaba en el barrio Verbenal, en Usaquén.