Noticias

Opinión

¿Tradiciones o derechos? | Por: Andrea Nieto

El episodio indignante que protagonizó el señor Fabio Zuleta lo que denota es la situación dramática que están viviendo niñas y mujeres en la alta Guajira.

26 May 2020 5:01Por: canalrcn.com

Por: Andrea Nieto

En Colombia se ha vuelto costumbre que con la excusa de “es que era un chiste”, de alguna manera se obtiene un permiso para violentar la dignidad de las personas.

Y con el escudo del humor se terminan defendiendo ideas retrógradas sobre el machismo, el sexismo, el racismo e incluso la pedofilia. Y eso que estamos en el siglo XXI.

El episodio indignante que protagonizó el señor Fabio Zuleta en una entrevista, que en realidad es una conversación, con el palabrero de la etnia Wayuú Roberto Barroso, lo que denota es la situación dramática que están viviendo niñas y mujeres en la alta Guajira. Porque según esa conversación, allá se están vendiendo y comprando niñas por cinco millones de pesos.

Además de indignarnos por la manera vulgar e irrespetuosa con la que se refieren a la mujer Wayuú, también se abre un espacio para hacer preguntas y reflexiones.

La primera, ¿qué van a hacer las autoridades? En este momento, ¿habrá niñas que están a punto de ser vendidas? ¿Habrá mujeres que ya son esclavas sexuales y requieren que una autoridad vaya y las rescate?

Segundo, ¿cuándo le vamos a poner límite a las tradiciones ancestrales, que merecen ser respetadas, pero que no están respetando los derechos humanos de sus integrantes? Porque quiero poner el ejemplo de lo que sucedió hace tres semanas en Sudán, el país africano, en donde por fin criminalizaron la práctica, también ancestral, de mutilación genital femenina.

Y tercero, además de indignarnos, de denunciar y de solidarizarnos, que demuestra que hay una transformación social muy importante, también tenemos que contribuir en la construcción de un mundo más civilizado, de un país más humano. Y la única forma de lograr eso, es haciendo una reflexión interna e individual de la forma como cada uno, allá en su hogar, está postergando, manteniendo, prácticas, vivencias, experiencias que lo que hacen es postergar o mantener vivo el machismo, la discriminación, el racismo o la pedofilia. Y eso solamente se logra cuando una persona hace una reflexión de manera individual y se compromete con el cambio.

NoticiasRCN.com

Te puede interesar