Noticias

Opinión

Por tus empleados te conocerán | Por: Carolina Fierro

Pareciera que la empresa Electricaribe se esforzara por cerrar con “broche de oro” su cuestionada gestión en el Caribe colombiano.

7 Sep 2020 6:00Por: Noticias.canalrcn.com

Por: Carolina Fierro*
@CaroFierroVal en Twitter    

Pareciera que la empresa Electricaribe se esforzara por cerrar con “broche de oro” su cuestionada gestión en el Caribe colombiano. Nos sorprendió con la noticia de una demanda a la ciudad de Barranquilla por 45 mil millones de pesos por el pago del consumo de energía en los denominados barrios subnormales de la ciudad.

Esto no suena ya como absurdo sino como un mal chiste. Adicional a esto, la semana pasada ocurrió una tragedia inconcebible cuando llegaron funcionarios de la empresa a cortar la luz de la residencia del médico José Miguel Dau, causando la desconexión del respirador al que permanecía conectado y lamentablemente causando su muerte.

Años de mala reputación terminan con tragedia, como si se esforzaran en que esta empresa quedara en la memoria de los colombianos como una de las peores compañías de prestación de un servicio público.

El tema central de la reputación empresarial es que no es posible tener ni construir una buena reputación con un mal servicio. Esto lo hemos sabido por años y hoy en el mundo hiperconectado en que vivimos, cobra cada vez más importancia.

Por esto, hoy la reputación empresarial está cada vez más ligada al desempeño de sus empleados. Una empresa es el reflejo de sus empleados. Los valores corporativos que se impriman internamente son los que salen a la luz al momento de prestar los servicios. Los empleados --y, en realidad, los miembros de cualquier organización-- son personas de adentro que representan a sus empleadores ante las personas fuera de los muros de la empresa.

Ese estatus de información privilegiada convierte a los empleados en comunicadores autorizados y auténticos sobre sus empleadores. Entonces, la pregunta es: “¿qué tan bien representan los empleados a sus empresas?”  Esto depende de múltiples factores que se pueden dar internamente: del liderazgo de sus directivos, de los valores corporativos, de la selección de personal, y del esfuerzo cotidiano que se haga para que los empleados no solo sean buenos trabajadores dentro de su horario laboral, sino que al salir sigan siendo buenos ciudadanos y por ende buenos representantes de sus empresas.

Es claro que la actuación de un solo empleado no puede dañar la reputación de toda una empresa, y en otras ocasiones hemos visto cómo una persona al tener un mal comportamiento por fuera de su entorno laboral, es despedida de su compañía. La salida puede ser esa, el despedir o salir del elemento negativo para proteger la reputación.

Pero si el esfuerzo se centra en fomentar la ciudadanía dentro y fuera del lugar de trabajo, se estaría aportando aún más a la sociedad y podríamos construir así ejemplos positivos para seguir, en donde digamos “qué buena empresa es esa empresa porque sus empleados son buenos, tanto dentro como fuera de ella”.

*Politóloga

NoticiasRCN.com

Te puede interesar