Noticias

Opinión

El discurso del odio | Por: Carolina Fierro

Existe hoy y ahora y hay que ponerle atención. Resaltarlo, estudiarlo y detenerlo, porque está pasando y puede tener unos rumbos irreversibles.

14 Sep 2020 6:00Por: Noticias.canalrcn.com

Por: Carolina Fierro*

@CaroFierroVal en Twitter    

Los lamentables y atroces acontecimientos de la semana pasada en Bogotá nos dejan muchos planteamientos sobre lo que pasó durante esas aterradoras noches en varias ciudades del país.

Uno de ellos es el discurso del odio que se evidenció una vez más en diferentes espacios y sobretodo en Twitter, una de las redes sociales más activas y representativas en temas políticos.

El discurso del odio existe hoy y ahora y hay que ponerle atención. Resaltarlo, estudiarlo y detenerlo, porque está pasando y puede tener unos rumbos irreversibles. 

No es un fenómeno aislado ni se presenta solo en Colombia. Es un sentimiento generalizado tanto en democracias liberales como en sistemas autoritarios. Tanto así que en mayo del año pasado se presentó la Estrategia y Plan de Acción de las Naciones Unidas para la Lucha contra el Discurso del Odio.

Se plantea en esta estrategia que “Hacer frente al discurso de odio no significa limitar la libertad de expresión ni prohibir su ejercicio, sino impedir que este tipo de discurso degenere en algo más peligroso, como la incitación a la discriminación, la hostilidad y la violencia, que están prohibidas por el derecho internacional”.

Paralelo a las aterradoras noches en la calle, se vivió en Twitter otra representación del odio entre twiteros quienes se atacaban mutuamente y muchos de quienes llamaban a la calma y a la moderación fueron atacados con mensajes hostiles, ofensivos, insultantes e infames, demostranto un alto nivel de intolerancia y violencia en sus palabras.

No es la primera vez que pasa, pues en la publicación de 140 caracteres puede multiplicarse en más de 280.000 caracteres de odio y ofensas en contra, sacando lo peor de un ser humano contra otro ser humano.

La comunicación en twitter demuestra el alto nivel de agresividad de los colombianos en redes, de violencia verbal y la incapacidad de comunicarse con argumentos y debates coherentes y decentes.

Igualmente, en Twitter pareciera no haber otra opción que ser Uribista o de izquierda. Y para esto debemos ser conscientes y realistas con la posibilidad de que este discurso de odio esté creciendo y ganando espacio en nuestra sociedad.

Las redes traen inmensas oportunidades nuevas, frescas, oportunidades de expresión y de una nueva forma de vida.

Pero lamentablemente también son un espacio para atacar, para incitar y para provocar acciones y sentimientos negativos, los cuales como propone la estrategia de Naciones Unidas frente al discurso de odio, debemos vigilar y analizar sus componentes, hacer frente a los factores que llevan a este discurso, alentar y apoyar a todas las víctimas del discurso de odio.

Y algo muy importante: crear una ciudadanía digital, una nueva pedagogía en redes para este nuevo mundo que se nos presenta, de lo contrario lo que pareciera una frase más de cliché se está convirtiendo en una realidad compleja y peligrosa con consecuencias difíciles de detener si no actuamos pronto.

*Politóloga

NoticiasRCN.com

Te puede interesar