Noticias

Opinión

Contra el acoso y el abuso | Por: Carolina Fierro

¿En qué sociedad están creciendo nuestros niños? y ¿qué tipo de educación les estamos inculcando? Para que haya buena educación primero hay que tener claro cómo y para qué se deben educar.

28 Jun 2020 21:03Por: canalrcn.com

Por: Carolina Fierro*
@CaroFierroVal en Twitter

Esta semana fuimos nuevamente testigos de casos aberrantes sobre acosos y abusos sexuales, absolutamente repudiables. La violación de una niña menor de edad por parte de soldados en quienes supuestamente confiamos para que sean garantes de la defensa y la seguridad es una situación dolorosa e inhumana. Una niña de diez años es víctima del peor acto violento por parte de varios hombres, quienes confesaron su delito contra la pequeña menor de edad.

En otro escenario y en diferentes circunstancias se da la denuncia pública de acoso, contra el director de cine Ciro Guerra por parte de ocho mujeres. Y así cientos de casos que a diario ocurren en las oficinas en casas, en donde los acosadores y abusadores maltratan a sus víctimas dejando huellas sicológicas y emocionales imborrables de por vida.

¿En qué sociedad están creciendo nuestros niños? y ¿qué tipo de educación les estamos inculcando? Para que haya buena educación primero hay que tener muy claro cómo y para qué se deben educar.

Una educación en donde la voz de las niñas vale, donde las niñas desde siempre sean empoderadas y fuertes para saber decir que no, para saber identificar la manipulación y evitarla, para sentirse valoradas por ellas mismas y por su entorno y para que tengan la fuerza de denunciar, sabiendo que no será una voz más que se pierde, sino que afuera hay una sociedad que las apoya y las alienta para sanar y para lograr el castigo a los culpables.

En cuanto a los niños la educación es absolutamente fundamental pues son quienes, si han sido víctimas de abuso o acoso, el día de mañana replican esos comportamientos como una cadena de repetición, algunas veces sin ser conscientes. El crecer con la figura de conflicto en casa, de comportamientos machistas validados y del miedo a no poder expresar sus sentimientos por invalidar su condición masculina, hace que el ambiente pueda ser propicio para tener actitudes de acoso y abuso en nuestros entornos familiares y laborales.

La educación de niños y niñas empoderados, respetuosos de sí mismos y de los demás, empáticos, tolerantes, afectuosos, es el inicio del cambio que la sociedad está pidiendo a gritos hoy.

Los medios de comunicación, gobiernos, educadores, y ahora las redes sociales, podemos unirnos para cambiar creencias y comportamientos, sacarlos a la luz pública y así lograr que las futuras generaciones crezcan con la conciencia de que ningún acto de abuso o acoso en cualquier nivel, es tolerable.

*Politóloga. Especialista en resolución de conflictos armados.

NoticiasRCN.com

Te puede interesar