Noticias

Nacional

Yirley Velasco, una voz valiente que sobrevivió a la masacre de El Salado

Pese a los dolorosos recuerdos que vivió cuando apenas tenía 14 años, la líder social ha sido víctima de amenazas en varias oportunidades.

16 Feb 2020 13:24Por: canalrcn.com

Solo cinco minutos antes de encontrarnos para que nos contara su historia supimos el lugar en el que sería la entrevista. Las medidas de seguridad de esta líder social en los últimos días, se han extremado.

"Yo lo veo como toda una travesía, porque no puedo decir ni siquiera donde voy a estar porque es una de las cosas del autocuidado, pero estoy acá dispuesta a darte esta entrevista porque siento que estas cosas hay que publicarlas, todo esto que me está pasando a mí y lo que pasó en El Salado, hay que hacerlo visible”, asegura Yirley.

Voz valiente

Masacre de El Salado

La voz sobreviviente actualmente lidera una asociación de mujeres víctimas de abuso sexual y violencia intrafamiliar, pero antes de emprender esta causa, debió superar sus propios miedos. Esos que nacieron el 18 de febrero del 2000, cuando los paramilitares se tomaron El Salado y tuvo que esconderse junto a todas las mujeres de su familia.

"Con una sola patada que le dieron a la puerta, la derrumbaron y a ellos se les hizo muy fácil entrar y sacarnos de esa casa y nos llevaron hacia la cancha, en la cancha donde ya tenían a mucha gente sentada, yo lo llamo así (…) Luego ya pasados unos minutos, pude ver cómo asesinaron a nuestro amigo Eduardo, y así pues, vi asesinar a varias personas, hasta que como digo yo, llegó el turno para mí”, recuerda Yirley aquel momento.

Con una fortaleza que podría parecer inexplicable, Yirley recuerda los momentos previos al día en el que los paras acabaron con su infancia. Con solo 14 años tuvo que aprender a vivir con los recuerdos que le dejó la muerte.

Le puede interesar: Se conmemoran 20 años de la masacre de El Salado, Bolívar

"Ellos me violaron, me torturaron, hicieron conmigo lo que ellos quisieron en ese momento, yo diría pasé días (…) No recuerdo mucho, pero siempre decía: si me matan o me dejan viva, que me encuentre mi mamá porque no quería que otra persona me viera cómo estaba desangrándome y así fue, en la agonía, porque mi mamá dice que lo que tenía era una agonía, en la noche cuando ya los dejaron a ellos libres, ella se fue directo a esa casa y ella fue la que me encontró", narra su dolorosa experiencia.

Durante trece años guardó silencio, retomó el rumbo de su vida. Tuvo dos hijos a quienes ocultó detalles de su sufrimiento.

"Ese día sentí que no estaba muerta, yo dije, aquí hay que alzar la voz, aquí hay que hablar por las mujeres, y es cuando decido hablar y decir lo que me pasó, y se me acercan tres chicas más y me dicen, ‘Yo también fui víctima de violencia sexual’”, asegura.

“Entonces entendí que hablar puede sanar y podemos empezar a exigir"

El Salado

La masacre de El Salado la convirtió en víctima de abuso sexual, de violencia y de desplazamiento. Aunque ha hecho todo por superar su pasado y salir adelante con su gente, una vez más su seguridad tambalea y las amenazas continúan.

“Desde hace un año las amenazas han sido más fuertes hacia mí y hacia toda mi familia, me toca vivir escondida, estoy mirando el tema de la reubicación porque amo todo esto, pero también tengo que cuidarme y cuidar a toda mi familia entonces sigo siendo víctima”, asevera Yirley.

Vea más: Capturan a alias 'el tigre' exjefe paramilitar investigado por masacre de El Salado

Esta líder social no se rinde. Dice que cada situación la ha hecho entender que aún debe ser más fuerte.

"Es desde ahí donde empiezo a entender que estoy viva y que quiero seguir viva, aunque mucha gente no quiere”, concluye.

NoticiasRCN.com