Durante la rueda de prensa que ofreció a su regreso al Vaticano, el santo padre también confesó que se sintió muy conmovido por la forma en la que los padres y madres colombianos levantaban a sus hijos para que los bendijera.