Noticias

Nacional

Todo un ejemplo a seguir, su nieta le enseñó a leer durante la cuarentena

Acompañada de su nieta de 10 años, Flor de la Rosa aprovechó el aislamiento obligatorio para aprender a leer y a escribir.

1 Jul 2020 14:42Por: Noticias.canalrcn.com

Nunca es tarde para intentarlo y Flor de la Rosa, una abuela cartagenera que se rehúsa a revelar su edad, aprovechó las clases a distancia de su nieta de diez años, para -de su mano- aprender a leer. 

La admirable mujer veía a su nieta, Anyelis Piñeres, estudiando en cualquier rincón de la casa con mucha dedicación y de ahí surgió la motivación para pedirle a la niña que le compartiera lo que iba aprendiendo.

Vea también: ¡Que tierno! Joven le hizo una guía a su abuela para que aprendiera a usar el celular

Flor asegura que Anyelis “me ha enseñado cosas buenas, me ha enseñado las letras, me ha enseñado a firmar mi nombre a escribir bastante, ya sé leer y pienso que ahora que pase esto que Dios permita voy a seguir adelante estudiando”.

Las clases que esta pequeña de 10 años recibe no pueden ser virtuales, pues su familia no cuenta con recursos para un computador y mucho menos para pagar internet, por esta razón el celular de su abuela sirve de tablero y allí recibe los talleres que le envía su profesora, quien con una llamada telefónica le explica cada día la lección.

Después de hacer mis tareas se las mando a ‘la seño’ y espero que ella me conteste todo lo que está bien y lo que está mal, para poder tomarme mi tiempo para hacer otras cosas…primero empecé con las vocales, ella se las aprende y las transcribe al cuaderno después le enseño su nombre completo y ella lo escribe, después le enseñé el abecedario”, cuenta Anyelis.

Lea además: Abuela en silla de ruedas construye con Lego rampas para desplazarse

Las clases de la ‘nieta-profesora’, no son improvisadas, pues ha contado con el apoyo de su colegio para hacer realidad el sueño de su abuela. Lucía Sepúlveda, la maestra de Anyelis asegura que “después de realizar las actividades se le dan las instrucciones de los puntos a trabajar con la abuelita y cómo hacerlo, se les recuerda que lo más importante es que disfrute el momento y que imagine que está jugando a ser profe”.

Le puede interesar: La edad no importa: la abuela de 89 años que es aficionada a los videojuegos

Mientras en las calles del barrio La María se escucha a todo volumen la música, dentro de la vivienda de Flor ella y su nieta buscan el mejor espacio para estudiar y construir sus sueños. 

Anyelis quiere ser médico y su abuela dice que aún le queda tiempo para seguir estudiando y crear su empresa de artesanías.

 

NoticiasRCN.com