Noticias

Nacional

Sin agua ni zapatos: la dura jornada escolar de los niños de un resguardo indígena

Gracias a los casos presentados en Noticias RCN, un grupo de personas manifestó su intención de ayudar a estos pequeños.

30 Ene 2020 6:44Por: canalrcn.com

Los estudiantes de Chenche Balsillas del resguardo indígena de Coyaima, en Tolima, no sólo deben caminar por largas horas con un calzado no apropiado para la jornada, sino que al llegar al plantel educativo se encuentran con la carencia de agua. 

Los pozos o aljibes se están secando por las altas temperaturas que se registran en la región.

Las familias son numerosas, con varios hijos entre los cuales se prestan los uniformes; un día va a estudiar uno y al siguiente día otro.

Con un tronco, un lazo y un balde realizan la maniobra para obtener el agua que es utilizada para la preparación del refrigerio escolar.

Vea también: ya son 10 muertos los que deja una extraña epidemia en el Chocó

Las altas temperaturas que alcanzan los 40 grados en la zona rural, ocasionaron que el nivel del agua del pozo del colegio y los aljibes de las veredas cercanas se estén secando.

“Cuando hace mucho verano por ejemplo ahora enero y febrero el tiempo agosto y septiembre nos toca hacer una variación del horario. Acomodarnos para que no sufra los efectos del calor sobre todo por el problema del agua que es escaso”, Misael Prada Loaiza, rector colegio Chenche Balsillas.

Le puede interesar: tragedia humanitaria en Chocó: líderes indígenas denuncian grave situación de salud

Los padres de familia, en su mayoría de comunidades indígenas, perdieron sus cultivos, por eso piden el apoyo del Gobierno Nacional.

“Estamos haciendo un llamado al Gobierno departamental y Nacional para que por favor nos ayude a mitigar está problemática. El problema climático que estamos viviendo aquí en el sur del Tolima”, William Walter Luna, alcalde de Coyaima.

La crisis económica generada por la pérdida de los cultivos obligó a muchos niños a desertar del colegio por la falta de dinero, la mayoría se quedan en sus hogares ayudando con el trabajo del campo.

Sin embargo, luego de los reportes sobre esta situación ya hay un grupo de personas que está dispuesto a donar los zapatos que necesitan los niños para mejorar sus condiciones de vida.

NoticiasRCN.com