Una mortandad de sardinas se presentó, según los expertos, por las altas temperaturas y falta de oxigenación en el agua, la belleza de las playas, se convirtió en un tapete lúgubre.