Los dos debates del proyecto anticorrupción que le correspondían a la Cámara se surtieron en 14 días, en el Senado tomaron 251 días. El tiempo ahogó la iniciativa.