Noticias

Nacional

La historia de un valiente: el joven que se hizo médico tras perder ambos brazos

Hace nueve años sufrió un grave accidente que lo dejó sin ambas extremidades, pero hoy sueña con ser un destacado cardiólogo de Boyacá

5 Nov 2019 16:22Por: Noticias.canalrcn.com

"Soy Julio César Velasco y estoy logrando mi sueño como médico a pesar de mi condición física”. 

Estas son las palabras de un joven que ha sabido superarse a las adversidades, un hombre que, sin importar cuántas veces lo golpee la vida, construye su sueño.

Hace nueve años, en una época en la que no pensaba estudiar carrera alguna, sufrió un accidente que le cambió su destino. Tras manipular un aluminio, por donde pasaba un alto flujo de corriente, sufrió una quemadura en sus manos que obligó a los médicos que lo atendieron a tomar una difícil decisión: amputarlas.

universidad de boyaca medicina
Foto: NoticiasRCN.

La operación fue de 15 centímetros a nivel de ambos antebrazos, sin embargo, este no fue un impedimento para, como él mismo dice, “volver a nacer”.

Cuando tuve esa situación no quería seguir. Yo no quería que me viera nadie", recuerda el joven. 

Pero esas palabras son parte de un recuerdo ya marchito. Ahora Julio César llega muy temprano al hospital del municipio de Chiquinquirá en Boyacá para atender a sus pacientes, pues es estudiante de último año de medicina de la Universidad de Boyacá. 

El Rector de su universidad, Rodrigo Correal Cuervo, confiesa que el proceso de adaptación de Julio César no ha sido fácil, pero que es sin duda es un ejemplo de superación.

"Para nosotros ha sido todo un reto tenerlo a el aquí porque nos ha tocado trabajar mucho por la aceptación de sus compañeros y los docentes", dice el rector.

Por su parte, el médico pediatra Edisson Rodríguez, dice que el joven aspirante de medicina “es una persona muy valiente, con muchísimas ganas de salir adelante a pesar de su problema su limitación, esto nos da para pensar que los seres humanos no tienen límites".

Y Julio César no tiene límites.

universidad de boyaca medicina
Foto: NoticiasRCN.

Fue en el hospital de Simón Bolívar, en donde estuvo tres meses hospitalizado, que comprendió que su futuro estaba en la medicina, en hacer lo mismo que esos hombres y mujeres que le salvaron la vida.

En medio de sonrisas y de lágrimas que no quieren abandonar sus ojos, dice que su sueño es volver al sitio donde le brindaron ayuda y trabajar como médico. 

Neyda Castro, una de sus familiares, confiesa que para ella es “una enseñanza, que a veces no puedo hacer nada y él todo lo que hace, de sacar su agenda, sus cositas, es algo muy bonito”.

Ahora Julio César quiere especializarse en cardiología, pero para lograrlo necesita dos prótesis biónicas que cuestan 300 millones de pesos.

Explica que, desde el incidente, tuvo que aprender a realizar las actividades cotidianas, de hecho, maneja el celular, escribe en computador, y como si fuera poco, ¡maneja moto!

Aun así, las prótesis podrían darle el empujón que necesita para acabar su meta.

Mientras llega ese momento, Julio César mira al mundo con otros ojos. De la mano de su familia ha logrado superar su adversidad. "Gracias a ellos estoy acá, ellos me han servido como motivación y lo hago porque quiero seguir adelante", confiesa. 
 

NoticiasRCN.com