Noticias

Nacional

La corrupción en Tumaco le pasa factura al debilitado sistema de salud

Las autoridades temen que las 15 camas UCI no den abasto en este municipio donde aún no se logra contener la propagación de la pandemia.

22 Jun 2020 19:48Por: Noticias.canalrcn.com

La corrupción que se ha vivido por décadas en Tumaco, Nariño, un importante puerto del país y hoy le pasa cuentas al sistema de salud.

Le dicen la perla del Pacífico, es un importante y estratégico municipio históricamente golpeado por organizaciones criminales que a sangre y fuego luchan por los corredores del narcotráfico.

Aquí, además de ser rehenes de una guerra que no es la suya, los habitantes del municipio también son rehenes del covid-19 que llegó hace 90 días y que al día de hoy ya ha contagiado a 1.359 personas, cobrado la vida de 50 más, pero con un alentador balance de 733 recuperados.

Las autoridades temen que las 15 camas UCI no den abasto en este municipio donde aún no se logra contener la propagación de la pandemia. También alertan por la situación en la cárcel donde ya se registran 88 casos positivos de covid-19.

Vea también: El Pacífico colombiano clama ayuda ante falta de infraestructura para controlar el coronavirus

En este municipio solo hay un centro médico de segundo nivel el hospital San Andrés que recientemente fue intervenido y que presta sus servicios a 12 municipios de la costa nariñense.

"El hospital estando aún en medida de intervención adolece de muchos aspectos que se requieren para poder ofrecer un servicio adecuado", expresó Pedro Espitia agente especial interventor para el hospital San Andrés.

Así como muchos municipios del país, el covid-19 evidenció la precaria capacidad hospitalaria con la que contaba Tumaco.  

"Han sido 90 días bastante complejos con muchas dificultades, pero también con muchas oportunidades, para el hospital, pero también para la atención de nuestros pacientes en la comunidad"”, manifestó el doctor Espitia.

Antes de la pandemia solo había una cama UCI, ahora ya tiene 15 y seis de cuidados intermedios. Sin embargo, aún se quedan cortos los equipos médicos en una región con una población que supera las 200 mil personas.

"Necesitamos muchas cosas más, requerimos con urgencia el laboratorio que permita leer de forma eficiente las pruebas que se realizan en Tumaco”, dijo María Emilsen Angulo, alcaldesa del municipio.

Le puede interesar: Con velorio bailable violaron normas de la cuarentena en Nariño

El temor también se percibe en los 11.000 indígenas Awa que viven en el municipio y que, aunque confían en sus medidas de aislamiento, tienen claro la letalidad del coronavirus.

"Que sobrevenga un colapso inminente en el sistema de salud en el municipio ya que este atiende a gran parte de la costa pacífica nariñense", afirmó Carlos Nastacuas, concejal Awá.

La pandemia también atravesó los barrotes del penal de Tumaco donde ya se registran 88 casos positivos, entre estos siete funcionarios.

Los propios habitantes no respetan los protocolos de bioseguridad, el distanciamiento social y el asilamiento obligatorio, estos son otros males que aquejan a este municipio. 

En un caso, por ejemplo, un grupo de habitantes les arrebata a las autoridades los féretros con cuerpos contagiados con covid-19.

Tumaco clama para que no solo lo miren como uno de los puertos más importantes del país, como cuna de grandes futbolistas, paraíso ecoturístico, sino también como una región que necesita atención.

NoticiasRCN.com