La vicepresidenta Marta Lucía Ramírez condenó y se solidarizó con las familias de las víctimas por el atentado con un carro bomba en la Escuela de Cadetes General Santander, ubicada al sur de Bogotá.