151181

Buenaventura, bajo la sombra de una crisis de violencia y abandono

Pacífico - Marzo 21 de 2014, 2:34 pm
El ministro Pinzón explicó que a este municipio llegarán 600 militares y policías.

Militarización del puerto de Buenaventura por la violencia creciente en la zona. El Gobierno promete inversión social.

El anuncio de la llegada de un nuevo contingente militar a Buenaventura (desde las cero horas del viernes) la hizo ministro de la Defensa, Juan Carlos Pinzón, quien dijo que esta intervención busca restablecer la normalidad en el puerto que se ha visto afectado por el accionar de las bandas delincuenciales.
 
El ministro Pinzón explicó que a este municipio llegarán 600 militares y policías que serán distribuidos en aquellas zonas que son consideradas como críticas y permanecerán en ellas hasta nueva orden.
 
"(…) Fortalecer esta intervención, hacer una militarización en áreas críticas y con ello lo que vamos a hacer es llevar más capacidades", explicó Pinzón.
 
Agregó que lo que se hará será "llevar unidades militares adicionales, unidades de fuerzas especiales y algunos medios y equipos (especiales) que permitan fortalecer el control" sobre el puerto, de manera indefinida, "en función de los resultados".
 
Pese a esta decisión, el funcionario afirmó que lo que realmente necesita Buenaventura es una intervención social e integral lo que, según el ministro, requiere un esfuerzo del Gobierno Nacional y departamental.
 
Juan Carlos Pinzón recordó que en el último mes se han capturado más de 90 delincuentes, entre ellos, varios responsables de los homicidios que han ocurrido en las llamadas 'casas de pique'.
 
"La gente ha empezado a hablar en Buenaventura de las cosas que les preocupa y por eso es que allí vamos a redoblar los esfuerzos para sacar adelante esta ciudad", manifestó el Ministro de Defensa.
 
Pero una solución militar parece no ser suficiente para la sombra de violencia y abandono que se posa sobre Buenaventura.
 
Según el director para las Américas de  Human Rights Watch, José Miguel Vivanco, desde que se hizo la visita en la que se basa el informe de HRW, el número de desplazados ha aumentado dramáticamente en esa ciudad en la que el 80 % de la población vive en condiciones de pobreza.
 
"En realidad la cifra más actualizada es de 19.000 personas que se vieron obligadas a salir huyendo por la situación de violencia, o porque fueron amenazadas, o porque sufrieron la pérdida de algún familiar, o porque realmente no podían seguir viviendo extorsionados por las mafias que controlan Buenaventura", aseguró Vivanco.
 
Para Human Rights Watch es claro que quienes controlan Buenaventura son mafias, grupos irregulares armados, como "Los Urabeños" y "La Empresa".
 
"Son grupos criminales que descienden del viejo paramilitarismo colombiano. Teóricamente los paramilitares fueron desmovilizados durante el Gobierno de (Álvaro) Uribe (2002-2010), pero estos grupos siguen operando en la zona y en la práctica utilizan los mismos métodos represivos de los paramilitares", aseveró Vivanco.
 
Agregó que esas bandas "reclutan niños, extorsionan a los residentes, los someten y los obligan a contribuir especialmente a los grupos Los Urabeños y La Empresa".
 
El informe de HRW habla de la crueldad con la que actúan estas mafias. "Descuartizan a sus víctimas y arrojan los restos al mar", dijo Vivanco sobre una práctica que fue comprobada recientemente por las autoridades con el hallazgo de casas en las que se cometía este tipo de crímenes.
 
"Tan sólo caminar por una calle equivocada puede provocar que uno sea secuestrado y desmembrado. Por ende, no debería sorprendernos que los residentes huyan de a miles", agregó Vivanco.
 
El director de la ONG señaló además que hay indicios serios de corrupción de la policía local y de las autoridades políticas que son complacientes con las mafias.
 
Según Vivanco, ese drama se agrava por el abandono estatal que deja desprotegidas a las víctimas de las bandas criminales.
 
Vivanco explicó que cuando el presidente Juan Manuel Santos se enteró de la situación que vive Buenaventura anunció un plan especial de seguridad así como unos programas de inversión para mejorar las condiciones socioeconómicas de la comunidad.
 
"Pero nada se dijo sobre la justicia, sobre la investigación, sobre el desmantelamiento de estos grupos, sobre el procesamiento a los responsables", señaló el director de HRW.
 
Añadió que en las últimas dos décadas la Fiscalía General ha abierto al menos 2.000 investigaciones concentradas en Buenaventura que dan cuenta de 1.300 desplazamientos y de 700 desapariciones.
 
"De esas investigaciones han concluido en condena para los responsables cero, no hay una sola condena, y así es muy difícil que las condiciones de vida en Buenaventura cambien", dijo.
 
Para HRW la solución del problema de Buenaventura no está sólo en militarizar porque los problemas de la ciudad también son económicos y sociales.
 
NoticiasRCN.com
buenaventura militarizada Ejército policía ministro Pinzón gobierno