332403

Ojos a la obra: canal navegable de Barranquilla

País - Octubre 17 de 2018, 8:19 am
Foto: NoticiasRCN.com

Está sobre el río Magdalena lo que convierte a la ciudad en un puerto natural, pero al tiempo, tiene una gran desventaja: la sedimentación del río.

Esto impide que no puedan ingresar buques de gran calado lo que le resta competitividad. 
 
Barranquilla se destacó desde su fundación por el comercio, que se afianzó apoyado en la navegación por el río Magdalena y bajo esa consigna, en 1936 se construyó el Canal de Bocas de Ceniza.
 
Es el punto donde el río Magdalena se une con el Mar Caribe. Con tajamares construidos con roca se logró un canal artificial.
 
“Eso permitió que los buques no solamente pudieran llegar a Puerto Colombia, sino que entraran 20 kilómetros”, aseguró Ricardo Plata, presidente del Comité Intergremial del Atlántico. 
 
El canal navegable permite llegar hasta el Puerto de Barranquilla, ubicado a 22 kilómetros de la desembocadura del río Magdalena, el cuarto puerto más importante en carga.
 
 
Tiene un muelle lineal de 1.058 metros de longitud, con seis posiciones de atraque para buques. El canal tiene un ancho de 150 metros y una profundidad promedio de 36 pies, es decir, unos 10.9 metros.
 
En condiciones normales, al puerto pueden ingresar buques de 220 metros de eslora con un calado máximo de 9,2 metros.
 
Los problemas de sedimentación 
 
Este año y durante 15 oportunidades, el puerto de Barranquilla ha tenido restricciones por su bajo calado. Esto significa que los barcos no pueden navegar por la poca profundidad que tiene el río en el canal.
 
En la más reciente restricción, unas 14 embarcaciones fueron desviadas a Cartagena y Santa Marta.
 
El problema del canal de acceso es la sedimentación del río.
 
“Barranquilla es el puerto más crítico, el sedimento que arrastra el río Magdalena lleva a que el puerto tenga problemas de calado”, señaló Javier Díaz, presidente de Analdex.
 
La sedimentación disminuye la profundidad impidiendo, en algunas épocas del año, el paso de los buques.
 
“A los buques les toca ir a aligerar carga a Cartagena o Santa Marta (…) El año pasado pudimos cuantificar más o menos un desvío de 400.000 toneladas que deberían llegar a nuestro terminal y no pudieron llegar porque tuvieron problemas de profundidad”, afirmó René Puche, presidente de la Sociedad Portuaria de Barranquilla.
 
 
La tarea es del Gobierno, pero mientras tanto, barranquilla como puerto sigue perdiendo confianza.
 
“El puerto es competitivo o no lo es y no lo es porque es mucho más costoso frente a otras alternativas”, añadió el presidente de Analdex. 
 
El dragado es la solución a corto plazo
 
Pero a largo plazo sería la recuperación de la navegabilidad del río Magdalena que se afectó tras el escándalo de Odebrecht. Según el actual gobierno, este proyecto se mantiene en sus planes.
 
El proyecto para recuperar la navegabilidad del río Magdalena incluía obras desde Bocas de Ceniza hasta Puerto Salga, en Cundinamarca.
 
El escándalo de Odebrecht tumbó este proyecto, Navelena, filial de la empresa brasilera, era la encargada de este plan que se materializaría después de 50 años. El contrato con Navelena se liquidó. 
 
En septiembre pasado el nuevo gobierno aseguró que no se abandonará la idea de recuperar la navegabilidad.
 
“Creo que la dinámica económica de Barranquilla está fundamentada en que el río sea navegable”, aseveró Carlos Rosado, presidente de la Cámara de la Infraestructura de Atlántico. 
 
A largo plazo, se sigue a la espera del gran proyecto. Según el cronograma, la licitación estaría lista en 2019.
 
Por ahora, una draga belga contratada por Cormagdalena, llegó hasta Barranquilla y durante ocho días hizo las labores para afrontar los inconvenientes de la sedimentación.
 
NoticiasRCN.com
ojos a la obra puerto barranquilla magdalena río Magdalena Puerto Colombia puerto de colombia noticias noticis rcn barranquilla