9691

Farc exigen la "proscripción real" de los paramilitares

País - Julio 29 de 2013, 10:08 am
Los guerrilleros Andrés París y Jesús Santrich. Foto: EFE.

La petición está contenida en "diez propuestas mínimas de garantías plenas para el ejercicio de la oposición política y social".

Las Farc propuso en La Habana la "proscripción real y material" del paramilitarismo en Colombia, como parte de las garantías para el fin de conflicto armado y su integración como oposición política.

"El Gobierno se comprometerá con el desmonte efectivo y la proscripción, real y material, de las estructuras paramilitares y de toda práctica ilegal de contrainsurgencia", dijo la guerrilla en un comunicado leído por Jesús Santrich a la entrada de las conversaciones de paz con el Gobierno en el Palacio de las Convenciones de La Habana.

Las Farc exigieron además "la promulgación de una política criminal orientada de manera específica a ese propósito y de la depuración de los poderes públicos permeados por estas estructuras" paramilitares.

"Se conformará una Comisión de la verdad histórica para el esclarecimiento de sus crímenes, que contará con la participación de representantes de la oposición política y social y del movimiento de víctimas", añadió la guerrilla.

La petición está contenida en "diez propuestas mínimas de garantías plenas para el ejercicio de la oposición política y social y del derecho a ser gobierno", presentadas en esta jornada.

El 28 de julio, al reanudar el diálogo de paz, tras 19 días de receso, el jefe de la delegación del Gobierno, Humberto de la Calle, acusó a la guerrilla de usar las negociaciones para "hacer política", y la instó a "avanzar" en la búsqueda de acuerdos que permitan poner fin al conflicto armado de casi medio siglo.

El proceso de paz arrancó en noviembre de 2012 con una agenda de cinco puntos, que incluye el desarrollo rural (ya consensuado), la participación política, las drogas ilícitas, el abandono de las armas y la reparación a las víctimas.

AFP

paz diálogos paramilitares violencia La Habana gobierno insurgencia orden público