149351

Del Río intentó esconder pruebas tras revelación de grabaciones

País - Marzo 18 de 2014, 2:42 pm
El coronel del Ejército en retiro Róbinson González del Río.

De acuerdo con el informe de la Fiscalía, el hermano del coronel ayudó a ocultar la información.

Un informe de la Fiscalía revela  la forma cómo el coronel del Ejército en retiro Róbinson González del Río, considerado el cerebro del escándalo de venta de armas a grupos armados ilegales, inició una estrategia para ocultar evidencias, una vez estalló en los medios de comunicación el escándalo de sus conversaciones telefónicas con magistrados y altos oficiales del Ejército.
 
Sin embargo, fueron algunos informes de La F.m. sobre la posible corrupción en la contratación del Ejército las que al parecer prendieron las alarmas del coronel y su entorno familiar. 
 
“El coronel le dice a voz masculina que se ponga pilas, que acabó de ver las noticias, que nombran a los familiares de gente así como él y que nombran a este señor, al de la L, al gordo, que no lo nombran directamente, pero que dentro del informe que le llevó el man. Que mire las noticas, que ponga La F.M., le insiste que se ponga pilas, que hay muchas cosas de las que están ellos manejando, que a él le ha contado, y que coinciden con mucha cosa de allá. El coronel le insiste que es urgente, que mire bien y le cuenta”, relata el informe. 
 
Lo que los investigadores desconocen es si el hombre al que el coronel identifica como ‘L’ es el mismo Leo Aguerrín, exjefe de la DEA en Colombia, quien fue puesto en tela de juicio por su amistad con Gabriel Eduardo Cruz Tinjacá, uno de los interlocutores en las polémicas grabaciones de González del Río.
 
En otros apartes del informe, el militar le dice a su hermano, al que identifica como ‘El Chiqui’, que esconda las evidencias.
 
“El coronel le dice al ‘Chiqui’ que tenga cuidado, que esa mierda está muy delicada. ‘El Chiqui’ le dice que sí, que quedó suspendido todo, que tienen escondido todo, sólo facturas. El coronel le dice que eso está muy delicado allá”. 
 
Gonzáles del Río se encuentra ahora en la cárcel La Picota de Bogotá, tras ser trasladado de la guarnición militar en la que se encontraba detenido por dos casos de falsos positivos, cuando se destapó su supuesta responsabilidad en la trama de venta de armas del Ejército a ‘Los Urabeños', entre otras bandas criminales.
 
Pero fueron las conversaciones en las que González del Río contaba sus gestiones con otros militares para conseguir a dedo un contrato de la División de Asalto Aéreo del Ejército de unos siete millones de dólares, las que derivaron en una operación por la que la Fiscalía desarticuló la supuesta red de venta de armamento oficial a principios de marzo, lo que selló con la captura de doce personas entre sargentos del Ejército, militares y policías retirados y otros particulares.
 
En consecuencia, el Gobierno relevó la cúpula militar y salieron seis generales, incluido el comandante de las Fuerzas Militares, el general Leonardo Barrero, quien precisamente había aparecido en una de las conversaciones con González del Río recomendándole que organizara "una mafia para denunciar fiscales".
 
NoticiasRCN.com 
Coronel Ejército Robinson González del Río contratos corrupción pruebas