Noticias

Nacional

En los últimos años, la demanda interna de drogas ha aumentado, según las autoridades. Foto: AFP

¿Por qué Colombia retrocedió en la erradicación de los cultivos ilícitos?

Autoridades y expertos dicen que la falta de presencia estatal y la convergencia de distintos grupos armados afecta la lucha contra las drogas.

2 Jul 2015 15:16Por: canalrcn.com
Después de que se conociera el informe de la Oficina de la ONU contra la Droga y el Delito que reveló que en 2014 aumentaron en Colombia las hectáreas de cultivos de coca y la producción de cocaína, autoridades y analistas concluyeron que este hecho obedece a que las zonas afectadas son las mismas en donde hay presencia de grupos ilegales como guerrilla, bandas criminales y delincuencia común (vea también ONU advierte fuerte aumento de cultivos de coca y producción de cocaína en Colombia).
 
Para el mayor general Ricardo Restrepo, director antinarcóticos de la Policía Nacional, en sectores como Putumayo, Catatumbo y Cauca, entre otros, el hecho de que haya confluencia de guerrillas de las Farc, ELN y EPL, así como presencia de bandas criminales y la influencia de alias 'Megateo', han generado este incremento en cultivos de coca, amapola y marihuana.
 
"La influencia ilegal de estos grupos incide en que haya un aumento en esta clase de sembrados, además existe una alta demanda de estas drogas en el exterior y en la misma Colombia", añadió Restrepo.
 
Por su parte, el ministro de Justicia, Yesid Reyes Alvarado, explicó que otro motivo de este aumento es que el uso del glifosato no fue tan efectivo como se calculó en las décadas pasadas. El funcionario del gobierno de Juan Manuel Santos señaló que a pesar de que se asperjaron con glifosato 1,5 millones de hectáreas en los últimos 12 años, la reducción en este tiempo fue de solo 14.000. 
 
"La lección que nos dejan estas experiencias es que la represión de la economía ilegal de las drogas es una herramienta insuficiente, que está en capacidad de mostrar resultados coyunturales, pero no sostenibles en el tiempo. Las aspersión con glifosato es un buen ejemplo de ello", cuestionó. Y agregó: "Si bien se evidenció en 12 años una reducción de los cultivos ilícitos con respecto al año anterior, el balance global deja dudas sobre la sostenibilidad de la estrategia. Cuando se comenzó a utilizar había en el país unas 83.000 hectáreas de cultivos ilícitos y hoy hay 69.000".
 
El Ministro de Justicia indicó que en las próximas semanas una comisión interinstitucional creada por el Consejo Nacional de Estupefacientes entregará el documento con recomendaciones para que el Gobierno nacional adopte una nueva estrategia de política de drogas.
 
Reyes agregó que existe la responsabilidad de definir cómo enfrentar esta problemática de manera más efectiva, para que sean menores los riesgos que a los territorios y las comunidades afectadas les representen los cultivos ilícitos.
 
"El desarrollo alternativo debería ser uno de los ejes fundamentales para la concreción del nuevo enfoque. Porque solo transformando los territorios, dotándolos de bienes públicos y reconociendo y garantizando los derechos de los ciudadanos que allí habitan, lograremos enfrentar de manera eficiente y sostenible la existencia de cultivos ilícitos en nuestro país", dijo. 
 
Para el director del Centro de Estudios de Seguridad y Drogas de la Universidad de Los Andes, Daniel Mejía, la falta de presencia estatal en las zonas en las que más aumentaron los cultivos es una de las causas de las altas cifras que revela la ONU y que indican que al menos 204 municipios del país han tenido incrementos en estos sembrados ilegales.
 
"Con la caída de los precios internacionales del oro, muchos grupos que había dejado el negocio de la droga para comercializar este mineral están regresando a cultivar y traficar drogas para poder obtener ganancias. Para esto están usando a los campesinos de la zona y se aprovechan de la falta de presencia estatal para engañarlos. Bajo la promesa de que los campesinos van a recibir subsidios y apoyo técnico para la sustitución de cultivos ilícitos, los están presionando para que se involucren en el cultivo de hoja de coca".
 
Mejía aseguró que es necesario que el Estado haga un acompañamiento basado en políticas de autosostenimiento a los distintos campesinos para que no haya un ciclo de sembrado y producción para después cobrar subsidios al Gobierno.
 
De acuerdo con la ONU, en Colombia el área de cultivo de coca subió un 44 por ciento, de 48.000 hectáreas en 2013 a 69.000 en 2014, mientras que la producción potencial de cocaína, a su vez, aumentó de 290 a 442 toneladas métricas en el mismo período, lo que representa un aumento del 52 por ciento.
 
NoticiasRCN.com

TAGS:

Te puede interesar