269646

CICR: violencia persiste en Colombia pese al proceso de paz

País - Marzo 10 de 2016, 11:02 am
La Cruz Roja detectó el año pasado 812 "posibles violaciones de las normas humanitarias". Foto: AFP

En el 2015 siguieron registrándose desapariciones, homicidios, amenazas de muerte, casos de violencia sexual y de impacto de las minas antipersonales.

La violencia armada siguió golpeando al país en 2015 pese a los progresos del proceso de paz entre el Gobierno y la guerrilla de las Farc, advirtió este jueves el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR).
 
"A la espera del fin del conflicto armado, muchos colombianos no sienten aún el impacto de los avances de las negociaciones en La Habana. Siguen sufriendo múltiples formas de violencia y siguen necesitando ayuda humanitaria", señaló Christoph Harnisch, jefe de la delegación del CICR en Colombia, al presentar en Bogotá el informe anual sobre los retos humanitarios del país.
 
Aunque los diálogos entre el gobierno de Juan Manuel Santos y las Farc, que tienen lugar en Cuba desde noviembre de 2012, permitieron una reducción de los combates y las hostilidades, "el CICR continúa registrando los mismos niveles de violencia contra la población que en años anteriores", indica el texto.
 
"El impacto (del conflicto) sigue vigente, pero de manera más individual", dijo Delphine Van Solinge, directora de Protección del CICR en Colombia. 
 
La experta precisó que en 2015 siguieron registrándose desapariciones, homicidios, amenazas de muerte, casos de violencia sexual y de impacto de las minas antipersonales.
 
Este tipo de violencia más focalizada que las masacres y los enfrentamientos entre los actores del conflicto, que en cinco décadas involucró a guerrillas, paramilitares y fuerzas del Estado, "suele impedir que (los crímenes) se hagan visibles", destaca el informe.
 
La Cruz Roja detectó el año pasado 812 "posibles violaciones de las normas humanitarias", un 25% en centros urbanos, que dejaron unas 19.000 víctimas, apuntó el texto. La mitad de los actos fueron cometidos contra menores de edad y mujeres.
 
Según la organización internacional, Colombia enfrenta cuatro retos humanitarios en 2016: la búsqueda de las casi 79.000 personas reportadas como desaparecidas (entre ellas, 45.000 atribuidas al conflicto), la presencia de artefactos explosivos, la
violencia que se origina por fuera del conflicto armado y la crisis del sistema penitenciario.
 
Aunque 2015 fue el año que dejó menos víctimas por desaparición forzada desde 1999 (73, frente a las 103 de 2014 y las 299 de 2012), el CICR subrayó que siguen reportándose casos de personas con paradero desconocido y consideró que resolver este tema y asistir a los familiares "debe ser una prioridad para Colombia en 2016 y, posiblemente, en los próximos años".
 
Otro punto prioritario para el CICR es la limpieza de artefactos explosivos y restos de guerra en Colombia, segundo país del mundo con más minas antipersonales después de Afganistán.
 
La situación humanitaria en las cárceles colombianas también preocupa al CICR. Con una capacidad para unas 80.000 personas y una población que supera los 120.000 presos, el hacinamiento en los centros de reclusión provoca que 2016 haya empezado "con una sobrecarga de casos de detenidos que no han podido acceder a servicios de salud a pesar de sufrir complicaciones graves", afirma el texto.
 
El conflicto armado, desatado por un levantamiento campesino en 1964, deja ya oficialmente más de 6,6 millones de desplazados y 260.000 muertos.
 
AFP
paz farc gobierno dinero poder.