125251

¿'Chuzaron' a los negociadores del Gobierno en Cuba?

País - Febrero 4 de 2014, 6:39 am
Las autoridades investigan el caso. Foto: AFP.

Según la revista Semana, una unidad del Ejército espió a los negociadores de paz del Gobierno en Cuba.

Según una investigación realizada por la revista Semana, desde un local que se encuentra ubicado en el sector de Galerías en Bogotá, supuestamente se habrían realizado seguimientos ilegales al equipo negociador del Gobierno que se encuentra en La Habana, Cuba, dialogando con las Farc.
 
En el lugar, que fue cerrado y allanado hace algunos días por miembros del CTI de la Fiscalía, supuestamente funcionaba un restaurante y un centro de enseñanza informática. 
 
"En el sitio se venden almuerzos ejecutivos. Los lunes hay sopa de plátano y carne con pasta. El modesto lugar tiene una página de internet donde ofrecen cursos de creación de web, seguridad informática, publicaciones sobre cómo espiar WhatsApp, cómo crear y detectar ataques web, entre muchos otros. Algo que llama poderosamente la atención es que pese a ser un lugar aparentemente común cuenta con dos guardias privados de vigilancia", dice el artículo publicado por Semana.
 
De acuerdo con la investigación periodística, en el restaurante, que contaba con un certificado de la Cámara de Comercio para expendio de comidas preparadas y venta de bebidas alcohólicas, supuestamente funcionaba una central de inteligencia.
 
"Tras la fachada hay una central de interceptaciones del Ejército Nacional. Según una exhaustiva investigación de Semana.com, desde allí se habrían monitoreado comunicaciones privadas, entre otros, de algunos de los integrantes del equipo negociador del Gobierno en el proceso de paz que se realiza en La Habana", señala el artículo. 
 
La operación militar habría funcionado bajo el nombre clave de 'Andrómeda' a cargo del batallón de Inteligencia Técnica del Ejército número 1, Bitec-1, que hace parte de la Central de Inteligencia Técnica del Ejército, Citec.
 
Dentro de la unidad habrían trabajado hackers civiles y militares. "Lo que allí se hacía era muy sencillo. Allá no se podía hacer control de voces pero sí se podía hacer control de datos, que esencialmente son correos, pines, etc. Los blancos eran personas relacionadas con las ONG: Piedad, Cepeda, los de siempre. Pero también, y principalmente, a algunos de los plenipotenciarios y asistentes", relató uno de los involucrados a la revista. 
 
Aunque la operación funcionó durante más de un año fue suspendida porque los militares temían un allanamiento de la Fiscalía, el cual finalmente se dio.
 
Tras la publicación, el ministro de Defensa, Juan Carlos Pinzón, le solicitó al comandante del Ejército, general Juan Pablo Rodríguez Barragán, que investigue los hechos revelados por la revista.
 
NoticiasRCN.com

 

paz Ejército combate farc