326133

Un lunar fue la prueba reina para reclamar una herencia

Justicia - Mayo 22 de 2018, 6:50 pm
Foto: AFP

La existencia de un lunar cerca a sus partes íntimas fue determinante para que la Corte le diera la razón a una mujer.

Sandra Milena Ladino Vega, una residente de Bucaramanga, logró demostrar ante la Corte Suprema de Justicia, con una particular prueba,  que la familia de su excompañero sentimental estaba intentando quitarle la herencia que le pertenecía. 
 
La existencia de un lunar cerca a sus partes íntimas fue determinante para que la Corte le diera la razón. Esta es la historia:
 
Sandra convivió con Edwin Gualdrón por más de 6 años, hasta su muerte, eso al menos acaba de ser establecido por la Corte Suprema de Justicia. Pero la familia del difunto argumentó que ella había convivido, no con Edwin, sino con su hermano John Jairo. 
 
Varios integrantes de la familia  Gualdrón dijeron  ante un juez civil que John Jairo la había afiliado al sistema de seguridad social y aparecía como cónyugue, e intentaron despojarla de la herencia que merecía por haber convivido con Edwin Gualdrón.
 
Ella dijo ante el juez que aparecía en la EPS como cónyugue de John Jairo porque el hermano de él le pidió que figurara de esta manera, ya que Edwin había afiliado a su madre quien tiene una enfermedad de alto costo.
 
El juez determinó en primera instancia que Sandra no decía la verdad y que la herencia pertenecía a los Gualdrón porque ella, para el juez, había convivido con John Jairo y no con el difunto Edwin Gualdrón.
 
Cuando el caso lo tenía casi perdido, Sandra presentó una prueba contundente. Llevó ante el Tribunal Superior de Bucaramanga un certificado pericial en el que constaba la existencia de un lunar de 0.6 milímetros que solo pudiera ser identificado por una persona con la que haya tenido relaciones sexuales. 
 
De esa forma demostraría que John Jairo no convivió con ella por 5 años como lo estableció un juez de primera instancia en Bucaramanga. Además aportó fotografías sugestivas en las aparecía junto a Edwin Gualdrón. 
 
Ya ante el magistrado del Tribunal, John Jairo fue indagado sobre la existencia de una marca significativa en el cuerpo. 
 
Él no acertó en su respuesta, lo que hizo pensar al magistrado ponente que él, quizás, no haya convivido con Sandra. 
 
Ante tal evidencia, el Tribunal estableció que Sandra y Edwin sí fueron compañeros sentimentales, procedimiento que podrá permitir que ella reclame, no solo el 50% de un seguro de vida que le dejó Edwin, sino la mitad de lo poco del patrimonio que construyeron en 6 años de relación.
 
Germán Duque/NoticiasRCN.com
Lunar íntimo herencia sexo lunas piernas juez seguro despojo