323635

Entidades públicas no pueden despedir a trabajadores en edad de retiro forzoso si ellos no tienen otro sustento económico

Justicia - Abril 2 de 2018, 4:01 pm
Foto: AFP

La ley es clara en decir que a los funcionarios públicos deben trabajar máximo hasta los 65 años. Pero, ¿qué pasa si el funcionario no ha completado las semanas para pensionarse y no tiene otro sustento económico?

La Corte Constitucional acaba de expedir la tutela 360 de 2017, que expone dos puntos que deben ser acatados por los jueces. 
 
Primero: la Corte establece que solo se puede utilizar la tutela para zanjar las diferencias entre el funcionario y la entidad cuando el empleado que haya cumplido los 65 años y se encuentre a pocas semanas de obtener la pensión de vejez, haya sido despedido y no tenga ningún otro sustento económico. 
 
Es decir, que la Corte Constitucional solo protege a las personas que están en estado de vulnerabilidad manifiesta.
 
El segundo punto explicado por la Corte está relacionado con la edad de retiro forzoso en casos de contratos a término fijo. 
 
Para esos trabajadores, la decisión de la Corte no los favorece, ya que el alto tribunal dijo que la terminación del contrato por el tiempo vencido no puede asemejarse a un despido. En esos casos no operaría la protección de derechos, así el trabajador argumente ausencia de otros mecanismos de subsistencia económica.
 
La Corte, en el caso en concreto, no protegió laboralmente a una exempleada de la Alcaldía de Bogotá, ya que su contrato venció el 30 de junio de 2016. 
 
Para el alto tribunal, así haya cumplido 65 años de vida, no se ordenó su reintegro porque su contrato no fue terminado unilateralmente, sino que se venció. 
Pero en la misma sentencia, la Corte protegió laboralmente a un empleado de la Gobernación de Caldas que había sido despedido sin tener en cuenta que le faltaban 136 semanas para obtener la pensión. Ese funcionario deberá ser reintegrado en 5 días hábiles.
 
Germán Duque/NoticiasRCN.com
desempleo entidades públicas trabajo retiro pensión dinero pobreza