203611

Andrés Felipe Arias: de la cima política a prófugo de la justicia colombiana

Justicia - Julio 17 de 2014, 6:21 pm
Arias fue condenado a pasar 17 años en la cárcel por cuenta de Agro Ingreso Seguro. Foto: AFP

En apenas cinco años, el exministro pasó de ser una fuerte opción presidencial a un prófugo de la justicia.

En enero 2009, Andrés Felipe Arias era, tal vez, el político más prominente que tenía el uribismo militando en sus filas: de 36 años, ya era doctor en economía y contaba con cuatro años como ministro. En menos de diez años había pasado del anonimato a ponerse a la derecha de Álvaro Uribe, y para ese 2009, sin haberse medido nunca antes en las urnas, ya era el elegido para reemplazar al dueño del Ubérrimo en la Casa de Nariño.
 
Arias reunía el mismo conjunto de características que hacían exitoso a su jefe político: estricto, con una visión de país muy similar a la de Uribe, además de una excepcional capacidad de moverse de forma muy natural entre los altos mandos del Partido Conservador.
 
Eso llevó al mismo Uribe a declarar que el exministro de Agricultura de su Gobierno era una "versión suya mejorada". 
 
El mote de 'Uribito' calzó perfecto en el exministro, quien tomó las banderas de la Seguridad Democrática y la confianza inversionista y enfiló baterías para convertirse en el perfecto sucesor de Uribe, quien había fallado en su intención de lograr una segunda reelección.
 
Año 2014. Arias, ese mismo joven, brillante prospecto de presidente, es ahora un prófugo de la justicia colombiana. No solo nunca pudo medirse realmente en la carrera por la Casa de Nariño, sino que toda su carrera política se fue al traste por cuenta de Agro ingreso Seguro (AIS), el proyecto estrella de su Ministerio de Agricultura y que se promovía como la gran alternativa para los pequeños y medianos productores del campo, quienes recibirían subsidios estatales para invertir en sus propios proyectos.
 
El ungido de Uribe, el mismo del doctorado en Estados Unidos y de suculenta carrera política en Colombia, fue condenado por la Corte Suprema de Justicia a 17 años de cárcel por irregularidades en la firma de contratos y peculado a favor de terceros. En 2011, la Procuraduría ya lo había inhabilitado para ejercer cargos públicos y así lo borró de la política nacional por 16 años.
 
El cerebro fugado
 
Andrés Felipe Arias Leiva nació en Medellín el 4 de mayo de 1973. Durante su juventud se sintió atraído por la disciplina castrense después de prestar el servicio militar. Poco después de haber descartado continuar una carrera en el Ejército, se dedicó a estudios económicos, primero en la universidad de Los Andes, en Bogotá, y luego en Estados Unidos. Antes de viajar al extranjero, Arias cursó un MBA, también en los Andes, con una beca a la excelencia académica.
 
Luego, en la Universidad de Los Ángeles, se doctoró en economía y luego viajó a Washington, donde pasó una temporada en el Fondo Monetario Internacional como pasante.
 
A su regreso a Colombia, con una bien ganada reputación de hombre brillante, ambicioso y disciplinado, conoció a Álvaro Uribe en el año 2000 en el Club Campestre de Medellín.
 
En el 2002, ya como doctor, Arias fue nombrado por el recién elegido presidente Álvaro Uribe como director de Política Macroeconómica del Ministerio de Hacienda. Solo dos años después pasó al Ministerio de Agricultura como viceministro de Carlos Gustavo Caro, quien era el titular de esa cartera.
 
Para 2005, Uribe promovió a Arias a Ministro. Durante los cuatro años que ejerció el cargo, fue uno de los mayores escuderos del entonces presidente. La campaña de reelección del 2006 fue respaldada por Arias y luego, cuando se impulsó un referendo para lograr un tercer periodo de Uribe, al exministro se le vio usando camisetas en apoyo a Uribe, incluso pese a que él mismo se encontraba en campaña prelectoral. 
 
Durante su periodo como ministro, Arias impulsó sin descanso el proyecto que hoy lo tiene como prófugo de la justicia: Agro Ingreso Seguro. Una iniciativa altamente promocionada que le granjeó el respaldo de múltiples sectores a Arias, quien pronto se empezó a perfilar como un posible sucesor de Uribe. Este impulso lo llevó a postular su nombre para la candidatura presidencial oficial del conservatismo.
 
Sin embargo, para 2009, la investigación periodística de la Revista Cambio reveló que una parte de los subsidios fueron a parar a las manos de acaudaladas familias de la Costa Caribe.
 
Su caso fue a parar a la Procuraduría, en donde fue encontrado culpable de cuatro faltas gravísimas, entre las que están no haber cumplido con los factores de análisis y evaluación precisos para entregar los subsidios y por desconocer los criterios de transparencia que gobiernan la actividad contractual. Por esos cargos fue inhabilitado para ejercer cargos públicos por 16 años. 
 
Ahora, tres años después de la sanción disciplinaria, Arias recibió una condena penal de 17 años de prisión por dos delitos que no tienen el beneficio de casa por cárcel.
 
El brillante político, que en su primera competencia electoral para ser elegido candidato conservador a la Presidencia obtuvo 1'100.000 votos, que se proyectó como un digno sucesor del uribismo, es hoy un prófugo de la justicia.
 
La Cancillería confirmó que Arias se encuentra en Estados Unidos y se plantea la opción de pedir que sea deportado para que cumpla su condena. Del cielo al infierno en menos de diez años.
 
NoticiasRCN.com
 
Arias ais Collombia álvaro uribe justicia corte suprema de justicia