130401

Cientos de personas le dan el último adiós a Pacheco

Gente - Febrero 12 de 2014, 2:46 pm
Fernando González Pacheco murió a los 81 años.

Colombia está de luto por la muerte de Fernando González Pacheco, el hombre sin odios, el más querido y popular.

Cientos de personas se han acercado a la funeraria Gaviria en el norte de Bogotá para darle el último adiós a Fernando González Pacheco, quien falleció este martes en la clínica Country.
 
Grandes amigos y seguidores del presentador de televisión llegan a la misma conclusión sobre la personalidad de Pacheco: un gran hombre, amigable, honesto, lleno de humanidad, tímido y de gran sencillez. 
 
"Era un amigo, era un buen jefe y era un gran hombre que aceptaba los errores del compañero y eso no se consigue tan fácil", aseguró Alberto Piedrahita, amigo de Pacheco.
 
José Gabriel Ortiz reveló en Noticias RCN que en los últimos meses de la enfermedad, él ya no jugaba cartas y era muy poco lo que hablaba, incluso hablaba de su muerte.
 
"Se fue un grande de la televisión, un gran señor y un caballero. Todos los colombianos le agradecemos lo que fue él. Desafortunadamente los últimos meses ya estaba muy delicado de salud y sólo me decía que se iba a morir. Se murió y nos deja tristes a todos los colombianos", dijo José Gabriel Ortiz, gran amigo de Pacheco.
 
Fernando González Pacheco murió este martes a las 7:50 de la noche. Figura de varias generaciones y el gran maestro de la televisión colombiana deja un gran vacío en el país.
 
La leyenda de la TV colombiana
 
Pacheco era un tipazo. Apenas minutos después de su muerte, el presentador, animador, español 'colombianizado', leyenda de la televisión nacional, se hizo tendencia en las redes sociales con el hashtag #graciasPacheco.
 
Tal vez porque se inmortalizó en el país por haber presentado programas de televisión que están en el ADN de una amplia generación de colombianos.
 
Animalandia, Sabariedades, Siga la pista, Compre la orquesta o Quiere cacao, o tal vez, porque, como dice el periodista Daniel Samper Pizano, era un hombre tan sencillo que bien se puede definir así.
 
Pacheco, quien llegó a Colombia en 1936 empujado fuera de España por la guerra civil, conquistó las cámaras a fuerza de simpatía, de carisma y de buen humor. No era un galán y jamás pretendió serlo. Era un tipo con chispa que tenía intacta la curiosidad infantil que se desvanece en casi todos cuando pasan los años.
 
Gloria Valencia de Castaño, la llamada primera dama de la televisión, fue su gran amiga. Antes de morir ella recordaba a Pacheco como el hombre que era capaz de hacer lo que fuera.
 
Lo que fuera como vestirse de oso, meterse en jaulas con leones, lanzarse en paracaídas o torear. Todo para reunir dinero por una causa que le parecía valiosa, o para entretener, que era lo que hacía mejor.
 
Porque aparte de presentar 20 distintos programas de concurso en Colombia, también actuó en novelas y en teatro, escribió libros y se hizo un entrevistador agudo, histórico, si se quiere.
 
Quienes estuvieron frente a él coinciden en que era tan natural, tan desenvuelto y sencillo, que parecía que jamás hiciera un libreto. Sus preguntas eran las de cualquier ciudadano curioso que, realmente, quiere saber de otro. De su niñez, de sus pasiones, de qué lo hace reír.
 
Santafereño, Pacheco dijo que podía morir tranquilo después de ver campeón a su equipo. Y este martes a los 81 años se fue, ojalá satisfecho, pero dejando un hueco que jamás podrá ser llenado.
 
NoticiasRCN.com
Fernando González Pacheco murió funeraria Gaviria martes adiós