144311

Las tareas del nuevo Congreso de la República

Elecciones - Marzo 9 de 2014, 7:54 pm
Colombia cumplió y acudió a las urnas para escoger 102 senadores y 166 representantes a la Cámara.

Para analistas, el tema de la paz marcará esta legislatura. Pero hay otros temas.

Colombia cumplió y acudió a las urnas para escoger a los 102 senadores y 166 representantes a la Cámara que compondrán el Congreso durante los próximos cuatro años. Una elección que supone el comienzo de una legislatura que sin duda estará marcada, principalmente, por el tema de la paz. 
 
Un alto índice de los aspirantes a ocupar una de las 268 curules en el Congreso basaron sus campañas en el apoyo al proceso de paz en La Habana entre el Gobierno y las Farc o, por el contrario, en su rechazo a las condiciones del diálogo, planteadas por miembros de ambas delegaciones.
 
Tal fue el caso, por ejemplo, de los miembros del recientemente creado Centro Democrático, movimiento por el que el expresidente Álvaro Uribe Vélez aspiró a llegar al Legislativo. Uribe es un franco opositor de los diálogos y ha hecho hincapié en que lo que se busca en Cuba es la impunidad para los crímenes cometidos por los guerrilleros de las Farc y que su eventual participación en política significaría una afrenta, no solo para las víctimas del conflicto, sino también para las Fuerzas Militares del país.
 
En la otra orilla, en la de los que apoyan al presidente Juan Manuel Santos y al proceso de paz, están candidatos del Partido Liberal, como el veterano Horacio Serpa, o del Partido de la U, como Roy Barreras, quienes se han convertido en escuderos del mandatario y de la mesa de negociación en Cuba.
 
Por eso, según expertos, el nuevo Congreso será decisivo para el futuro de la paz en el país, que está en un terreno histórico y crucial.
 
Los retos del nuevo Congreso
 
El abogado Fernando Gómez dice que la importancia de la elección de este domingo radica en que los cambios sociales que se avecinan en el país requieren de una “altura política especial de los nuevos congresistas”.
 
“Estamos en una coyuntura muy especial con los diálogos de paz. Se necesita que los políticos que van a estar legislando tengan mucha altura y responsabilidad. Los electores escogieron a quienes van reglamentar temas tan importantes como un eventual escenario de posconflicto.
 
Pero aunque eso está en el número uno de la agenda, hay otros temas que no se pueden dejar de lado: el hacinamiento de las cárceles, la inseguridad ciudadana, el desempleo y la salud”.
 
Una postura similar tiene el analista Ancízar Marroquín, quien cree que, además, el Congreso que asumirá el próximo 20 de julio tiene otras “deudas” con el pueblo colombiano, que van más allá de validar las decisiones que se tomen en Cuba, de cara al proceso de paz.
 
“Hay muchas preguntas que el Congreso tiene que responder. Claro, el tema coyuntural es el de la paz. Ellos serán los responsables del llamado referendo de la paz que propuso Santos el año pasado para validar las decisiones de la mesa, pero también tienen que legislar y debatir sobre qué se hará con las armas que se entreguen, cómo será el proceso de desmovilización y qué va a pasar con los diálogos con el ELN”.
 
Marroquín cree que este Congreso deberá tener debates muy “grandes” sobre temas como reformas a la Justicia, que ya se hundió antes, y 0a la salud, que no solo tiene problemas de acceso de los pacientes sino también de calidad.
 
“Lo que se eligió en las urnas es el futuro de temas de mucho fondo en el país: el acceso a la salud, los hospitales públicos quebrados, el empleo, que aunque ha tenido reducción sigue siendo una tarea del Estado el garantizar que haya empleo calificado. También está el tema de la educación. Hay muchos vacíos de conocimiento en los estudiantes y esos debates se tienen que dar en el Congreso, que se elige para eso”.
 
El analista cree que es necesario que el tema de Nicaragua y las aguas internacionales que afectaron a Colombia a través de San Andrés también debe ser llevado al Congreso en la nueva legislatura.
 
Considera además que este año el debate electoral no se “caracterizó por tener un fondo profundo” y que parte de eso tiene que ver con las listas cerradas que presentaron algunos partidos.
 
“Las listas cerradas evitan que se conozcan las perspectivas de varios candidatos. Solo se sabe del partido o de las ideas de la cabeza de lista. Eso reduce el debate”.
 
Para Marroquín el voto no preferente centró el debate en temas como el de la paz. Y pone el ejemplo del Centro Democrático, en el que la cabeza de lista fue Álvaro Uribe, por lo que sólo se conocieron sus posturas en contra de los diálogos de La Habana.
 
Por su parte, el director de estudios políticos de la Universidad Icesi, Juan Pablo Milanesse, opina que este domingo se jugó en las urnas la gobernabilidad de quien quede Presidente en mayo próximo.
 
“Dependiendo de quién se quede en la Casa de Nariño, asimismo será la oposición en el Congreso. En caso de que Santos sea reelegido tendrá a la derecha y a los conservadores bloqueando sus proyectos y sus avances. Y en eso radica la importancia de esta elección”.
 
El experto en política dice que la reciente campaña legislativa fue sosa y falta de debate y cree que tiene que ver con la falta de “emoción” de la contienda presidencial, que a diferencia de la 2010, en la que se llegó a segunda vuelta con un Antanas Mockus restándole votos a Juan Manuel Santos, no tiene candidatos fuertes que muevan a los electores a las urnas.
 
Sin embargo, considera que este Congreso tendrá un perfil alto por quienes lograron un asiento. “Tendremos unos congresistas ‘senior’. Gente que puede aportar mucho al debate ideológico y que sin duda van a generar controversia al interior de ambas cámaras”.
 
NoticiasRCN.com
elecciones Congreso retos senado cámara de representantes analistas tarea