150661

Inseguridad, movilidad y basuras: retos del nuevo alcalde

Bogotá - Marzo 20 de 2014, 2:36 pm
El alcalde encargado de Bogotá y ministro de Trabajo, Rafael Pardo. Foto: oficial

El alcalde encargado Rafael Pardo tiene grandes retos en los meses que estará en el Palacio de Liévano.

Tras la salida de Gustavo Petro de la Alcaldía de Bogotá, el alcalde encargado y ministro de Trabajo, Rafael Pardo, aseguró que continuará "con el plan de gobierno" del líder izquierdista.
 
Sin embargo, la tarea no es tan sencilla. Bogotá, una ciudad de 7 millones de habitantes que no cuenta con metro, enfrenta graves problemas de movilidad que han desatado varias protestas en los últimos meses.
 
Transmilenio parece incapaz de suplir la alta demanda, las vías primarias están destruidas por los huecos y la falta de infraestructura impide que los vehículos privados y públicos transiten por la capital del país.  
 
Inseguridad
 
Otro de los retos de Pardo, o quien lo releve, es disminuir la creciente percepción de inseguridad que se vive en la capital. De acuerdo con la última encuesta realizada por la Cámara de Comercio de Bogotá, el indicador de victimización en la ciudad subió 16 puntos en el segundo semestre del 2013, pasando del 31 al 47% los bogotanos que fueron víctimas de delitos.
 
Pero es el hurto violento, en especial de celulares, en lo que el nuevo alcalde debe trabajar, pues según la encuesta, 75 de cada 100 víctimas fueron robadas y al 38% de ellas les quitaron el teléfono celular.
 
Una percepción de inseguridad que el nuevo alcalde debe bajar pues en sólo un año se incrementó 12 puntos hasta llegar al 56%. 
 
Construcción
 
La estimulación en el sector de la construcción y obras civiles no son factores que sólo influyen en la economía de la ciudad sino de todo el país. En 2012, Bogotá jalonaba el 25% del PIB en construcción. El año pasado sólo tuvo participación en un 16%.
 
Por eso de cara al futuro, el nuevo alcalde, por recomendaciones del FMI, debe avanzar en sus compromisos de reducir el déficit estructural del gobierno central y la deuda pública durante los años venideros. Además, debe afianzar el espacio fiscal para los gastos requeridos para reducir la pobreza y superar el déficit que tiene en materia de infraestructura. 
 
Un retroceso del que empresarios y constructores culpan a Petro, pues según ellos, el Plan de Ordenamiento Territorial (POT) con un enfoque medioambiental contiene la expansión de la ciudad y densificaría el centro.
 
Aseo
 
La empresa Aguas de Bogotá entró en funcionamiento en diciembre del 2012 para, según Petro, quitarles el multimillonario negocio de la recolección de basuras a las empresas privadas y que los usuarios se vieran beneficiados con reducción en las tarifas de aseo.
 
Pero la llamada "crisis de las basuras" que vivió Bogotá durante tres días a finales de 2012 le costó el cargo a Gustavo Petro. Por eso le compete al nuevo alcalde continuar con el sistema o instaurar uno nuevo. 
 
Tras la destitución de Petro el movimiento político con el que el alcalde ganó las elecciones en 2011 -Progresistas, ya disuelto- tendría que entregar al presidente Juan Manuel Santos una terna de nombres para que el presidente elija al alcalde encargado.
 
Sin embargo, como "el alcalde de Bogotá no tiene partido político (...) no se va a presentar ninguna terna para sucederlo mientras se convocan unas elecciones atípicas", señaló Jorge Rojas, portavoz del gabinete saliente.
 
De no presentarse una terna, Santos dejaría a Pardo en el cargo hasta que se convoquen elecciones, posiblemente en junio, según el ministro del Interior, Aurelio Iragorri.
 
NoticiasRCN.com

 

gustavo petro Bogotá rafael pardo presidente Juan Manuel Santos