La hija del fundador del Grupo Huawei, el segundo líder mundial en venta de celulares, está lista para someterse a estrictas medidas de vigilancia.