El gobierno ruso acusó a Israel del incidente porque el mando militar israelí no previno que llevaría a cabo esta operación y le anunció a Moscú menos de un minuto antes del ataque.

Dos fuertes sismos, de magnitud 5,8 y 5,9, se registraron en las últimas 24 horas el sureste y el oeste de Irán. Los movimientos telúricos provocaron importantes daños materiales en el pueblo de Sirach y en la localidad de Tazeabad.