El ataque a una empresa constructora concluyó tras casi seis horas de combates con la muerte de 16 empleados de la compañía y cinco insurgentes, mientras que otros nueve civiles resultaron heridos.