Unicef indicó que los niños y adolescentes, entre ellos un bebé de 18 meses, asistían a misas en distintas iglesias o se encontraban en hoteles que fueron atacados el domingo.