Más de 50 vecinos de la localidad de Cardwell, en el estado de Queensland (noreste), participaron en el último adiós a la bestia de 4.5 metros, organizado por Thea Ormondem una vecina del lugar.