Según la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), cada año las multinacionales dejan de pagar entre 100.000 millones y 240.000 millones de dólares en tributos.