Se casó dos veces y no tuvo hijos, pasó los últimos años de su vida sentado en su casa fumando puros, degustando café y de vez en cuando un vaso de whisky.

El multimillonario también era dueño de dos equipos profesionales en Estados Unidos, los Portland Trail Blazers de baloncesto y los Seattle Seahawks de la NFL.