Expertos advierten que la prohibición podría ser contraria a la legislación europea, que permite el uso del glifosato a nivel comunitario hasta finales de 2022 en Austria.