El magnate Reginald Mengi dedicó parte de su fortuna a causas filantrópicas, como el traslado a la India de cientos de niños tanzanos con problemas cardíacos para que pudieran recibir tratamiento médico.

La crisis de hambre que está ocurriendo en Kivu del Norte evidencia una grave amenaza para los desplazados de esta región afectada también por una epidemia de ébola.