127351

Evacuan a los primeros civiles de Homs

Oriente Medio - Febrero 7 de 2014, 8:29 am
Sólo los niños, mayores de 55 años y las mujeres están autorizados para salir de Homs. Foto: AFP

Los dos primeros autobuses con ciudadanos partieron del casco antiguo de la ciudad siria.

Los primeros civiles abandonaron los barrios del casco viejo de Homs (centro), asediados por el Ejército sirio desde hace más de un año y medio.
 
Una decena de civiles, de los 200 previstos el viernes, partieron de la ciudad en un autobús rodeados por militares sirios. Únicamente los niños, los mayores de 55 años y las mujeres están autorizados para salir de Homs.
 
Según la agencia oficial Sana, 11 civiles, entre ellos, una niña de 10 años y diez personas ancianas, fueron evacuados. Los rebeldes indicaron también la salida de 11 personas.
 
La evacuación de los civiles que deseen salir de esta ciudad, considerada como "la capital de la revolución" contra el régimen de Bashar al Asad, fue posible gracias a un acuerdo entre Naciones Unidas y el régimen sirio, que confirmó su participación en las próximas negociaciones con la oposición.
 
El acuerdo prevé igualmente la llegada de ayuda humanitaria para quienes deseen permanecer en los barrios asediados, en manos rebeldes. La ayuda, que consiste en primeros auxilios y alimentación, comenzará a distribuirse el 8 de febrero, según el gobernador de Homs, Talal Barazi.
 
Las imágenes de televisión mostraban una gran presencia militar cerca del primer autobús y a soldados impidiendo a los medios de comunicación acercarse al vehículo.
 
Horas antes, autobuses escoltados por ambulancias de la Media Luna Roja siria entraron en la ciudad vieja de Homs, uno de los principales frentes de batalla entre el régimen y los rebeldes.
 
El proceso de evacuación continuará en los próximos días, indicó con anterioridad Barazi.
 
La comunidad internacional denunció en varias ocasiones la desesperada situación humanitaria de los trece barrios rebeldes del casco antiguo de Homs.
 
El asedio agravó las condiciones de vida. A los bombardeos casi diarios se suma la escasez de alimentos y de material sanitario.
 
Según la ONU, este acuerdo "permitirá suministrar ayuda vital a unos 2.500 civiles".
 
Prioridad al "terrorismo" en Ginebra
 
El acuerdo es el primer gesto humanitario del régimen desde la primera ronda de negociaciones en Ginebra entre el gobierno y la oposición bajo la supervisión de Naciones Unidas, a finales de enero.
 
Durante estas conversaciones, el mediador internacional Lajdar Brahimi anunció haber obtenido del régimen la promesa de dejar salir a los civiles asediados.
 
El régimen confirmó su participación en la segunda ronda, prevista para el próximo lunes.
 
La negociaciones se realizan bajo la presión de Rusia, aliada del régimen sirio, y de Estados Unidos, que apoya a la oposición, con la esperanza de encontrar una solución pacífica a un conflicto que en casi tres años ha dejado más de 136.000 muertos.
 
"Se decidió que la delegación de la República Siria participe en la segunda ronda de negociaciones de Ginebra", declaró el viceministro de Relaciones Exteriores, Faisal Muqdad, uno de los miembros de la delegación del régimen en la primera ronda.
 
El régimen de Damasco, que califica a los rebeldes de "terroristas", quiere centrar el debate en el "terrorismo". La oposición, por su lado quiere enfocarlas en una transición política que excluiría a Asad.
 
La oposición ya confirmó con anterioridad su presencia en la próxima ronda.
 
Combatientes rebeldes del Frente al Nosra y de Ahrar al Sham, una de las principales facciones del Frente Islámico, lanzaron el jueves un ataque contra la prisión central de Alepo (norte), controlando una gran parte del establecimiento.
 
Las fuerzas gubernamentales retomaron el control de gran parte de la prisión el viernes tras intensos combates, indicó el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH).
 
Al menos 46 personas murieron en los combates de la prisión (20 soldados, 21 rebeldes y 5 prisioneros), añadió la ONG.
 
El destino de los prisioneros era una incógnita. El OSDH había informado que cientos de detenidos fueron liberados, pero, con la recuperación de la prisión por el régimen, no se podía asegurar que los prisioneros hubieran escapado.
 
En Alepo, el régimen continuaba sus ataques con barriles de explosivos, que mataron a más de 250 personas en cinco días, entre ellos, 73 menores, apuntó la ONG.
 
El secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, condenó el jueves esos ataques que tienen "un efecto devastador en zonas habitadas" y son contrarios a las leyes humanitarias internacionales.
 
AFP
 
siria guerra muerte evacuación civiles homs ancianos mujeres niños bombardeos onu ayuda Bashar Al Asad