126601

‘Beethoven japonés’ no es sordo, asegura su ayudante

Gente - Febrero 6 de 2014, 6:59 am
Takashi Niigaki, el ayudante del 'Beethoven japonés'. Foto: AFP

Además, Takashi Niigaki reveló que fue él quien compuso todas sus obras maestras.

El japonés Mamoru Samuragochi no es un compositor clásico y ni siquiera es sordo, contrariamente a sus declaraciones, afirmó su ayudante en una entrevista con un semanario seguida de una conferencia de prensa.
 
Ante decenas de periodistas y fotógrafos, Takashi Niigaki salió de las sombras y de un silencio de 18 años.
 
Esta confesión, transmitida en directo por la televisión, duró más de una hora. El hombre que fue el cerebro musical de un supuesto compositor sordo conocido como el 'Beethoven japonés' afirmó que este falso maestro no tiene problemas de sordera y que ni siquiera sabe escribir partituras.
 
"Desde hace 18 años soy el ayudante de Samuragochi", declaró.
 
El 5 de febrero, el propio Samuragochi, de 50 años, confesó que había contratado a otro hombre para escribir sus obras más conocidas. El impostor se había hecho famoso a mediados de los años '90 con composiciones clásicas que fueron la banda sonora de varios videojuegos.
 
Antes de su confesión, el compositor afirmaba que se volvió totalmente sordo hace unos 15 años, pero que continuó trabajando. Entre otras obras produjo la Sinfonía Nº 1, Hiroshima, un homenaje a las víctimas de la bomba atómica que Estados Unidos lanzó en esa ciudad del oeste de Japón el 6 de agosto de 1945.
 
Con sus lentes oscuros y su larga cabellera negra, el 'Beethoven japonés' había conquistado la gloria y los corazones durante dos décadas, diciendo que componía pese a su sordera.
 
Samuragochi no ha respondido públicamente a estas nuevas declaraciones.
 
En una entrevista con la revista semanal Shukan Bunshun publicada hoy, Takashi Niigaki describe un fraude cuidadosamente orquestado en el cual Samuragochi --quien en cierta oportunidad llamó a su pérdida del oído "un regalo de Dios"-- interpretaba el papel de un artista atormentado.
 
Niigaki, quien afirmó que ya no podía soportar la historia falsa de un "Beethoven de la era digital", dijo que este compositor a menudo abandonaba su "máscara" de sordo.
 
"Al principio puede hacer algunos signos con la mano o leer los labios, pero a medida que la charla avanza comienza a conversar normalmente", sostuvo este profesor de una escuela de música de Tokio en dicha entrevista.
 
"Yo creo que le costaba mucho simular que estaba totalmente sordo. Recientemente, cuando nos vimos a solas en su casa, hablamos normalmente desde el principio", agregó.
 
Niigaki agregó que "desde el primer día que me reuní con él hasta ahora, jamás tuve la impresión de que fuera sordo".
 
El ayudante firmó que al principio pensó que había sido contratado como asistente del compositor.
 
"Pero después descubrí que ni siquiera puede escribir partituras", sostuvo, añadiendo que "al final, yo era un cómplice".
 
En la entrevista con el semanario Shukan Bushun, el profesor de música Niigaki, de 43 años, afirma que "al principio acepté (componer para él) sin preocuparme. Pero se volvió cada vez más célebre, y yo comencé a temer que un día lo atraparan".
 
"Muchas veces quise parar, pero él me pedía que continuase y me pagaba (...) El año pasado llegó a decirme en un mensaje electrónico que se suicidaría si yo dejaba de componer" para él, explicó.
 
Después de estas revelaciones, Samuragochi permaneció silencioso. A través de su abogado indicó que "lamentaba profundamente haber traicionado a sus admiradores y decepcionado a otros. Sabe que no tiene ninguna excusa".
 
 
AFP
Mamoru Samuragochi Takashi Niigaki Beethoven japonés negro ayudante sinfonica videojuegos plagio fraude sordo