130931

Víctimas y cómplices buscan acabar con tráfico de animales

Europa - Febrero 13 de 2014, 11:32 am
El marfil sigue siendo un símbolo de ostentación que alimenta la industria criminal. Foto: AFP

Por iniciativa de la realeza británica, la reunión busca acabar con el auge del comercio.

Representantes de 46 países, unos víctimas y otros cómplices, y once organizaciones se reúnen en Londres en una cumbre internacional que busca frenar el tráfico ilegal de animales, como los elefantes y los rinocerontes, masacrados por la demanda de marfil y de cuernos.
 
La iniciativa del Gobierno británico y del príncipe heredero Carlos y su hijo Guillermo, busca que los representantes de esas naciones firmen una declaración que los comprometa con una serie de objetivos a fin de combatir la caza furtiva, en especial, de tres especies emblemáticas: los elefantes de África, los rinocerontes y los tigres.
 
"Desgraciadamente todos los rinocerontes salvajes que quedan en el mundo cabrían de sobra en el estadio (londinense) de Wembley", lamentó el príncipe Guillermo.
 
En diez años, el 62% de la población de elefantes africanos de bosque ha sido eliminada y su supervivencia no está garantizada a este ritmo. Mil rinocerontes fueron matados en 2013 en Sudáfrica, por 13 en 2007, y el número de tigres viviendo en estado salvaje en Asia ha pasado de 100.000 a 3.200 en cien años.
 
El comercio ilegal de animales, que "escapa a todo control", según el profesor Jonathan Baillie, de la sociedad zoológica de Londres, está más motivado que nunca por el afán de lucro.
 
Fuerte demanda de Asia
 
Según los expertos, el comercio ilegal de especies amenazadas representa un mercado de 8.000 a 10.000 millones de dólares por año. Un cuerno de rinoceronte es, por ejemplo, más caro que el oro (más de 50.000 dólares el kilo).
 
La fuerte demanda de Asia, donde se le atribuyen propiedades medicinales a los cuernos de rinoceronte y a los huesos de tigre, anima el tráfico. El marfil, por su parte, sigue siendo un símbolo de ostentación, desafiando la moratoria de su comercio decretada en 1989.
 
"No es sólo una crisis medioambiental. Se ha convertido en una industria criminal, a la misma escala que la de las drogas, las armas y el tráfico humano", afirmó el ministro británico de Relaciones Exteriores, William Hague.
 
Gran Bretaña espera que en la conferencia se llegue a un acuerdo que comprenda a los países donde viven los animales y a los países consumidores, como China y Vietnam.
 
"Tenemos que demostrar una 'tolerancia cero' ante la corrupción y mostrar el compromiso de todos los gobiernos de no mantener ningún vínculo comercial con productos procedentes de las especies amenazadas", insistió William Hague.
 
Sin embargo, la presencia de jefes de Estado africanos como los de Botswana, Chad, Gabón y Tanzania, contrasta con la de figuras de menor rango de los países consumidores, como el viceministro de Bosques chino y el de Agricultura vietnamita, lamentaba el diario The Times, saludando la presencia del actor Jackie Chan como defensor de los animales.
 
La idea es poner fin a la demanda prohibiendo el comercio, asegurándose de que los cazadores furtivos acaban ante la justicia y ofreciendo ingresos alternativos a las comunidades africanas que se benefician del tráfico.
 
El dinero sigue siendo el problema para dotar a este combate de medios modernos, como los drones y las pruebas de ADN, teniendo en cuenta que las patrullas policiales poco pueden hacer ante cazadores furtivos equipados de armas de guerra y de helicópteros.
 
NoticiasRCN.com/agencias
comercio ilegal animales tigres elefantes rinocerontes amenaza Inglaterra Londres principe Carlos guillermo