153641

Soy un gran admirador suyo: Obama al papa

Europa - Marzo 27 de 2014, 7:04 am
El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, y el papa Francisco durante el intercambio de regalos. Foto: AFP

Durante su primera reunión, que duró media hora más de lo habitual, intercambiaron saludos y regalos.

El papa Francisco y el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, se reunieron por primera vez en el Vaticano desde la elección del pontífice hace un año. La reunión que duró 50 minutos, más de la media hora habitual en las conversaciones del pontífice con los jefes de Estado y Gobierno que lo visitan.
 
El primer papa de América recibió de pie, en la entrada de su biblioteca privada y con una cierta formalidad, al mandatario estadounidense, quien sonreía abiertamente y parecía emocionado mientras Francisco le estrechaba las dos manos. "Soy un gran admirador suyo", le dijo Obama en inglés al saludar a Francisco.
 
"Welcome, mister president" (Bienvenido, señor presidente), le dijo el papa en inglés, idioma que no suele hablar.
 
Enseguida, dos traductores, un religioso y una mujer con mantilla negra, entraron a la Sala del Tronetto, anexa a la biblioteca, para participar en el encuentro que se desarrolla en el escritorio papal, sentados uno delante del otro y sin otras personas presentes.
 
Al final de los intercambios de obsequios, Obama y Francisco se saludaron con un largo apretón de manos, aunque el papa siempre mantuvo un semblante serio.
 
Como al resto de mandatarios, Jorge Bergoglio regaló a Obama su primera exhortación apostólica, "Evangelii Gaudium" (La alegría del Evangelio), publicada el pasado 26 de noviembre, y un medallón artístico que representa al "Ángel de la Paz", como el mismo papa explicó a Obama.
 
También Francisco entregó a Obama una colección de monedas de su pontificado, que se cayeron cuando eran mostradas al presidente de Estados Unidos, lo que provocó la risa de ambos.
 
Obama, que ya se había reunido con Benedicto XVI, dijo sentirse "muy agradecido" por la disposición del papa a recibirlo en una entrevista concedida al diario italiano Il Corriere della Sera.
 
"El papa nos desafía. Implora que nos acordemos de la gente, de las familias, de los pobres. Nos invita a detenernos y a reflexionar sobre la dignidad del hombre", adelantó Obama.
 
"Vengo a Roma para escucharlo", reconoció el presidente estadounidense, quien recalcó que "el pensamiento" del pontífice latinoamericano es "precioso para comprender cómo podemos ganar el reto de combatir la pobreza extrema y la desigualdad en la distribución de los ingresos", añadió.
 
"Con sus continuas palabras sobre la justicia social, el pontífice nos advierte sobre el riesgo de habituarnos a las desigualdades extremas hasta el punto de aceptarlas como algo normal", reconoció Obama en la entrevista concedida en Bruselas al margen de la gira que el mandatario realiza por Europa.
 
Tras su visita al Vaticano Obama tiene previsto almorzar con el jefe de Estado italiano, Giorgio Napolitano, y entrevistarse después con el presidente del Gobierno, Matteo Renzi.
 
Después visitará el Coliseo de Roma, que ha permanecido cerrado durante toda la jornada por motivos de seguridad. 
 
Agencias
papa Obama reunión encuentro francisco Jorge Bergoglio moneda biblioteca