111861

Rusia expulsa a periodista estadounidense

Europa - Enero 14 de 2014, 10:23 am
El periodista David Satter, de 66 años. Foto: Twitter oficial

Desde la Guerra Fría el país euroasiático no tomaba una decisión de este estilo.

Un periodista estadounidense crítico desde hace tiempo con el presidente ruso Vladimir Putin fue expulsado de Rusia y no podrá ingresar en el país durante cinco años, una primicia desde el final de la Guerra Fría.
 
El periodista David Satter, de 66 años, cometió "violaciones flagrantes de la ley migratoria rusa", señaló el ministerio ruso de Relaciones Exteriores en un comunicado, reaccionando a las declaraciones del estadounidense.
 
Este reveló que estando en Ucrania, donde llegó procedente de Rusia, no había podido obtener un visado para regresar a Moscú.
 
"Tiene prohibido el acceso a Rusia durante cinco años a partir de su expulsión", el pasado 4 de diciembre, añadió el ministerio.
 
"Me dijeron que mi presencia en Rusia no era deseable para los servicios de seguridad. No me dieron ninguna razón", declaró por su parte Satter en un email enviado desde Londres.
 
Esta expresión "se utiliza generalmente en asuntos de espionaje", comentó posteriormente en una entrevista con la cadena de televisión CNN.
 
"Escribo sobre Rusia desde hace cuatro décadas y nunca había escuchado antes esta fórmula aplicada a un periodista. Esto significa que estamos ante algo completamente diferente", agregó.
 
David Satter trabajaba en Rusia para Radio Free Europe/Radio Liberty desde 2003. Este excorresponsal del Wall Street Journal y del Financial Times también es autor de tres libros sobre Rusia y la ex Unión Soviética.
 
Afirmó haber sido expulsado del país después de haber cubierto las manifestaciones proeuropeas en Ucrania desde el 21 de noviembre.
 
Según el ministerio, "este ciudadano estadounidense vivió de facto ilegalmente en Rusia entre el 22 y el 26 de noviembre de 2013".
 
"Durante una audiencia del tribunal Taganski de Moscú el 29 de noviembre David Satter fue declarado culpable de una infracción administrativa. Admitió su culpabilidad. El tribunal lo condenó a una multa y una expulsión de Rusia", agregó el ministerio, según el cual se trata de "uno de los 500.000 casos de ciudadanos extranjeros que tienen prohibida la estancia en Rusia" por este tipo de infracción.
 
"No violé ninguna regla"
 
"No violé ninguna regla y lo hice todo conforme a las instrucciones del ministerio de Asuntos Exteriores", dijo por su parte el periodista a la CNN, estimando que las declaraciones del ministerio buscaban "inducir a error a la opinión pública mundial".
 
"Quiero volver y creo que (las autoridades rusas) deben revisar su decisión. No la acepto", continuó.
 
La embajada de Estados Unidos en Moscú fue informada de la sanción y emitió una protesta diplomática oficial, declaró el presidente de Radio Free Europe/Radio Liberty, Kevin Close. La legación también pidió en vano explicaciones a Rusia.
 
A solo semanas de la inauguración de los Juegos Olímpicos de invierno de Sochi, la decisión de las autoridades rusas podría tensar aún más las relaciones entre Rusia y Estados Unidos.
 
Se trata de una de las primeras expulsiones de periodistas occidentales de Rusia desde el fin de la Guerra Fría, y la primera de un periodista estadounidense.
 
En 2011, el corresponsal del diario británico The Guardian, Luke Harding, también fue expulsado del país, oficialmente por una infracción administrativa.
 
En cuanto a Satter, "los problemas comenzaron cuando trataba de salir de Ucrania para volver a Rusia después de haber cubierto las manifestaciones", señaló por teléfono una portavoz de Radio Free Europe, Karisue Wyson.
 
David Satter declaró al Guardian que sospechaba que su expulsión tenía relación con lo que escribió sobre los mortíferos atentados que se produjeron en Moscú en 1999.
 
La dirección rusa acusó entonces a la rebelión chechena sin aportar pruebas y a pesar de que ésta no reivindicó las explosiones.
 
Alexandre Litvinenko, un tránsfuga del FSB (la seguridad de Estado rusa) en Londres que murió envenenado en 2006, afirmó por su parte que los servicios secretos rusos estaban detrás de los atentados.
 
Según él, estos se utilizaron para tratar de justificar una nueva intervención armada en Chechenia, que permitió llevar al poder a Putin en las elecciones presidenciales de 2000.
 
AFP
rusia periodista expulsado vladimir putin David Satter