100971

Más de 70.000 personas festejaron con el papa la Navidad

Europa - Diciembre 25 de 2013, 8:32 am
El papa en el balcón de la Logia central de la basílica de San Pedro. Foto: AFP

El sumo pontífice reclamó en su primer mensaje de Navidad que se ponga fin a las guerras en Siria y en África.

Más de 70.000 personas, entre ellas numerosos latinoamericanos que brindaron con mate, festejaron en la plaza de San Pedro la primera Navidad del argentino Francisco, el papa que denuncia las guerras y las injusticias .
 
Abarrotada desde temprano de peregrinos de numerosas nacionalidades para el tradicional mensaje "Urbi et Orbi", para la ciudad y el mundo, la inmensa explanada resultaba un lugar bullicioso y festivo, en el que resaltaban siete banderas de Argentina en medio de las personas que desafiaron el frío y el cielo gris para asistir a la bendición navideña.
 
A las doce en punto del día, cuando Francisco se asomó al balcón central de la plaza de San Pedro, el mismo desde el que hace nueve meses se presentó al mundo como el papa llegado "del fin del mundo", un largo aplauso lo recibió.
 
"Buenos días, Feliz Navidad", fueron las primeras palabras del papa, quien habló siempre en italiano y evitó pronunciar la bendición en sesenta idiomas, como fue la tradición iniciada durante el largo papado de Juan Pablo II y respetada por el emérito Benedicto XVI.
 
La voz del primer pontífice latinoamericano y su breve mensaje, transmitido por varias pantallas gigantes instaladas en varios rincones de la plaza, pareció llegar directo al corazón de sus compatriotas presentes.
 
"Que pena saber que hay tantas víctimas de guerra y que bueno que denuncie el drama de los niños soldados", comentó la joven argentina Gloria Ramírez, quien llegó con su familia desde Buenos Aires para pasar la Navidad con el papa porteño.
 
La familia Ramírez, que cargaba un termo con agua caliente, brindó en medio de la plaza con mate, la célebre infusión, y que el primer pontífice latinoamericano está convirtiendo en un emblema de su pontificado, ya que llegó a aceptarla hace varios días con agrado cuando un peregrino le ofreció el recipiente para beberla durante una audiencia en la plaza de San Pedro.
 
"Francisco, se siente, el papa está presente"
 
Los 600 estudiantes del Colegio Internacional de Michigan, en Estados Unidos, de entre 13 a 18 años, vestidos con su uniforme de gala y sentados en las primeras filas, entre ellos numerosos provenientes de México, Colombia, Panamá, amenizaban la celebración con consignas en inglés y español: "Francisco, se siente, el papa está presente" y "Esta es la juventud del papa".
 
"Sabemos que estar aquí es un privilegio y que hay niños que no tienen ni regalos de Navidad", comentó uno de ellos.
 
Para el panameño Cristóbal Gómez Gutiérrez, de 18 años, entrevistado por la televisión colombiana, el papa "no es un hombre de espectáculo sino que quiere que seamos más sensibles para que nadie se sienta marginado", dijo.
 
El mensaje de Francisco "contra las guerras que generan odio y venganza" y su pedido para que no se olviden a "los niños secuestrados, heridos, asesinados en conflictos armados, que se ven obligados a convertirse en soldados, a los que les roban la infancia", conmovió al colombiano René de Jesús Gómez.
 
"Los niños son la esperanza y no es justo utilizarlos para las guerras. Todos fuimos niños y todo tenemos derecho a la esperanza. Los que vivimos en el primer mundo una buena Navidad, tenemos que acordarnos de los niños del último mundo", reconoció.
 
La bendición "Urbi et Orbi", que inició con los himnos de Italia y el Vaticano se concluyó con la música que tocaban varias bandas, entre ellas la de la Gendarmería del Vaticano y del ejército italiano.
 
AFP

 

papa navidad paz siria africa guerra niños ancianos muertos heridos