270597

El corazón de Europa, desgarrado por los ataques terroristas

Europa - Marzo 22 de 2016, 4:09 pm
Algunos de los monumentos más emblemáticos de Europa se iluminaron con los colores de la bandera belga.

Los atentados yihadistas coordinados en el aeropuerto y el metro de Bruselas dejaron este martes al menos 34 muertos y más de cien heridos.

Los hechos sembraron el terror en el corazón de Europa, donde las autoridades lanzaron una cacería de los atacantes sobrevivientes (ver también: Aumenta a 34 el número de muertos tras atentado)
 
Los ataques, en los cuales probablemente murieron dos kamikazes segun la fiscalía, fueron reivindicados por el grupo Estado Islámico, y perpetrados cuatro dias después de la detención en esta misma ciudad de Salah Abdeslam, único sobreviviente de los atentados del 13 de noviembre en Paris que provocaron 130 muertos (ver también: Prensa belga publica imágenes de presuntos autores de atentado en aeropuerto de Bruselas).
 
Los ataques se iniciaron con dos explosiones en la zona de salidas del aeropuerto internacional de Zaventem, provocando escenas terribles con cuerpos mutilados y pánico entre los pasajeros que huían de la zona. Al menos 14 personas murieron y 96 resultaron heridas en ese lugar, según los bomberos (ver también: Dos colombianos resultaron heridos en los ataques terroristas en Bélgica).
 
Una tercera bomba en el aeropuerto no llegó a explotar y posteriormente fue detonada bajo control por los servicios de seguridad (ver también: Bélgica fue golpeada por atentados "ciegos y violentos").
 
Cerca de una hora después del primer ataque otra explosión, ahora en la estación Maalbeek del metro bruselense, en pleno corazón del barrio europeo, dejó "probablemente" unos 20 muertos y 106 heridos, señaló de su lado el alcalde de la ciudad, Yvan Mayeur.
 
En el momento de la explosión otra formación ingresaba en la estación en sentido contrario (ver también (fotos): Muertos y heridos por atentados terroristas en Bruselas).
 
"La explosión fue muy violenta, al punto que se derrumbaron tres muros en un estacionamiento subterráneo situado debajo de la estación", dijo un portavoz de los bomberos.
 
Luego de los ataques, calificados de "ciegos, violentos y cobardes" por el primer ministro belga, Charles Michel, el gobierno elevó el nivel de alerta al máximo, todos los vuelos desde y hacia Bruselas fueron cancelados y el transporte público suspendido.
 
Barbarie extrema
 
"Temíamos un atentado terrorista y sucedió", dijo el primer ministro Charles Michel en conferencia de prensa.
 
"La gente estaba simplemente yendo al trabajo, a la escuela y fueron alcanzados por la barbarie más extrema", añadió.
 
Los testigos describieron escenas de horror en el aeropuerto, con víctimas que yacían en el suelo en un mar de sangre y sus miembros arrancados.
 
Hubo imágenes de escenas caóticas de pasajeros huyendo de la terminal de la que salían columnas de humo y se veían ventanas destruidas.
 
El techo "se cayó, había un olor a pólvora", contó Jean Pierre Lebeau, un francés que acababa de llegar desde Ginebra, al referirse a las dos explosiones casi simultáneas en el aeropuerto poco después de las 8:00 de la mañana, hora local.
 
"Un hombre gritó unas palabras en árabe y escuché una gran explosión", dijo por su parte Alphonse Lyoura, que trabaja en la seguridad del equipaje de los vuelos hacia África.
 
"Era el pánico general. Me escondí y esperé cinco, seis minutos. Algunas personas vinieron a pedirme ayuda", agregó, con las manos aún ensangrentadas.
 
"Ayudé al menos a siete heridos. Retiraron cinco cuerpos que ya no se movían", continuó, explicando que "muchos perdieron las piernas".
 
Dos kamikazes, un sospechoso buscado
 
Las autoridades difundieron la imagen de tres de los sospechosos empujando carritos del aeropuerto, dos de los cuales "probablemente llevaron a cabo un atentado suicida", indicó el fiscal Frederic Van Leeuw.
 
El tercero, vestido con una chaqueta deportiva color hueso y un sombrero oscuro, es "activamente buscado", según el fiscal. La policía lanzó un llamado a testigos para intentar hallarlo.
 
El fiscal informó de varios allanamientos y en uno de ellos, en la comuna de Schaerbeek de Bruselas, hallaron "un artefacto explosivo que contenía clavos (...) productos químicos y una bandera del Estado Islámico".
 
Este grupo yihadista había reivindicado poco antes los atentados en un comunicado difundido en Internet.
 
"Una célula secreta de soldados del califato (...) llevó a cabo un ataque contra el estado cruzado de Bélgica, el cual está luchando contra el islam y su pueblo", afirmó.
 
Para el fiscal belga es "demasiado pronto" para establecer un vínculo con los atentados de París del 13 de noviembre en los que murieron 130 personas.
 
Pero la capacidad de este grupo yihadista para cometer nuevos atentados sangrientos esta vez en la capital de Europa, a sólo meses de los cometidos en París, plantea interrogantes sobre la capacidad del Viejo Continente a enfrentar la amenaza terrorista.
 
Unidad contra el terrorismo
 
"Este 22 de marzo no será nunca un día como los otros", declaró el rey de los belgas, Felipe, en discurso transmitido por televisión.
 
Los 28 líderes de la Unión Europea (UE) así como los titulares de las instituciones europeas afirmaron en un comunicado conjunto poco habitual que los atentados son "un ataque a nuestra sociedad democrática abierta".
 
De su lado, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, condenó los "indignantes" ataques y pidió unidad "en la lucha contra el flagelo del terrorismo."
 
En Moscú, el presidente ruso Vladimir Putin fustigó los "crímenes bárbaros" de Bruselas, los cuales "demuestran una vez más que el terrorismo no tiene fronteras (...) Luchar contra este mal requiere la más activa cooperación internacional". 
 
Los colores belgas tiñen monumentos de todo el mundo
 
Algunos de los monumentos y edificios más emblemáticos del mundo, como la torre Eiffel en París, se tiñeron con el rojo, amarillo y negro de la bandera belga en solidaridad con las víctimas de los atentados terroristas de Bruselas.
 
"París y Bruselas están unidas", dijo la alcaldesa de París, Anne Hidalgo, al anunciar que el símbolo de París se iluminaría esta noche con esos colores.
 
La puerta de Brandenburgo, uno de los monumentos más representativos de Berlín, también se iluminó con los colores belgas.
 
"Nuestros pensamientos están hoy con las víctimas mortales, los heridos y sus familias. Berlín está al lado de Bruselas, representante de la solidaridad y unidad europeas", afirmó en un comunicado el alcalde-gobernador de la capital y ciudad-estado, Michael Müller.
 
Y se unieron a este movimiento de solidaridad el Palacio Real de Amsterdam, la Fontana de Trevi en Roma o el edificio más alto del mundo, el Burj Khalifa, en Dubai.
 
El castillo de Edimburgo, la Biblioteca de Birmingham (Reino Unido), el monumento Penshaw (Inglaterra), el Ayuntamiento de Lisboa o la plaza Mayor de Salamanca (España) fueron otros de los edificios que cambiaron sus colores por los belgas.
 
También en la capital belga, los colores de la bandera se proyectaron sobre el edificio del Berlaymont, la sede de la Comisión Europea.
 
 
Una señal de solidaridad y apoyo que ya se produjo tras el ataque a la revista satírica "Charlie Hebdo", en enero de 2015, y los atentados de París del pasado mes de noviembre.
 
NoticiasRCN.com/AFP y EFE
terrorismo miedo ataques bruselas bélgica guerra islamismo Santo conflicto violencia