122441

Vórtice polar y frente frío dejan sin aliento a Estados Unidos

América - Enero 30 de 2014, 10:44 am
La temporada de frío ha dejado más de 30 muertos en EE.UU. Foto: AFP

Los expertos señalan que estos fenómenos, que han dejado más de 30 muertos, se seguirán repitiendo con más fuerza.

Tatiana Ramírez/NoticiasRCN.com
 
Sensaciones térmicas por debajo de los 45 grados centígrados, tapetes de nieve que superan los 40 centímetros, fuertes vientos que cancelan vuelos y congelan las carreteras, son algunas de las consecuencias que vive Norteamérica por el temporal de frío que azota la región. 
 
La crisis es resultado de la secuencia meteorológica que a principios de año trajo la supertormenta invernal Hércules, seguida por un vórtice polar que congeló dos tercios del país, y a la cual se le añadió estas dos últimas semanas un frente frío que paralizó oficinas, escuelas y negocios en el sureste del país.
 
Pero cada fenómeno meteorológico que ha golpeado a Estados Unidos este año es diferente. 
 
El vórtice polar
 
A principio de año los científicos culparon al vórtice polar de la ola de frío que congeló al norte del país. ¿Pero qué es? El vórtice polar es un ciclón permanente que actúa como un plato giratorio en los dos polos, que en este caso, explica el jefe de Pronósticos del Ideam, Cristian Euscátegui, se corrió de la parte superior del Polo Norte y bajó con corrientes heladas hacia Canadá y Estados Unidos, lo que causó incluso que las Cataratas del Niágara se congelaran.
 
“Esta ola de frío no se presentaba desde hacía 40 años, pero ha pasado varias veces en el último siglo. Es el comportamiento de corrientes frías del polo que se desplazaron”, señala el profesor de Geografía de la Universidad Javeriana, Armando Sarmiento.
 
Durante la primera ola polar – los primeros días de enero que afectó al norte de Estados Unidos-, casi 20.000 vuelos fueron cancelados, 49 ciudades de Estados Unidos registraron las temperaturas más bajas en 100 años. El clima fue tan inclemente que incluso el fugitivo Robert Vick prefirió regresar a su cálida prisión de Kentuchy para escapar de las heladas. 
 
“El vórtice de manera normal se encuentra en el Polo Norte cubriéndolo como un manto, pero a principios de enero, el vórtice -que usualmente está en la alta tropósfera, al nivel donde vuelan los aviones, y la estratósfera- bajó hasta las capas inferiores de la atmósfera introduciendo el aire frío del Ártico en la región norte del continente americano”, explica el geofísico. 
 
Euscátegui aclara que no se sabe a ciencia cierta que causa los cambios en la circulación atmosférica que se produce de forma aleatoria a través del tiempo. Pero aclaró que es “altamente probable” que este fenómeno se repita. 
 
Frente frío
 
El vórtice no es el único problema que los estadounidenses han tenido que enfrentar. Otro fenómeno conocido como frente frío trajo consigo desde la semana pasada la tormenta Janús y León.
 
“La franja de separación entre el choque de una masa de aire cálido y seco contra una masa de aire frio y húmedo es lo que se conoce como frente frio. Lo que causa perturbaciones atmosféricas como tormentas, vientos fuertes y nieve, acompañadas de condiciones secas a medida que el frente avanza”, asegura Euscátegui. 
 
En Georgia la tormenta León causó 1.200 accidentes de tránsito en todo el estado, dejó escuelas, negocios y oficinas públicas cerradas. En Atlanta miles de autos fueron abandonados por conductores que entraron en pánico ante la caótica situación que paralizó la ciudad y congeló las carreteras. Otros prefieron permanecer en sus vehículos hasta por 20 horas.
 
Fue tal el caos que una mujer dio a luz en su automóvil, con la ayuda de su esposo y un policía, después de que su vehículo no pudiese continuar.
 
"Estos cambios se están presentando porque nosotros hemos alterado la composición química de la atmósfera, pero no sabemos hasta que punto”, indica el profesor Sarmiento.
 
El NOAA, la agencia federal de Estados Unidos que vigila el clima, señala que incluso cuando la temperatura media de la Tierra aumenta, los patrones naturales de la variabilidad climática, como los fríos extremos, seguirán funcionando en un mundo más cálido.
 
“El invierno inusualmente frío de 2009-2010 demostró que las tormentas de nieve récord aún pueden coexistir con el calentamiento global, al igual que el inicio frígida a 2011 , lo que dio lugar a otro invierno invernal para el este de Estados Unidos”, declara el NOOA. 
 
frío vortice polar frente frío tormenta janus león estados unidos nieve viento muertos carreteras congeladas