138841

En Táchira la violencia aumenta y la comida escasea

América - Febrero 27 de 2014, 2:02 pm
Con videos aficionados, los habitantes denuncian los abusos de las autoridades. Foto: EFE

Los venezolanos del estado fronterizo con Colombia hacen filas de 7 horas para conseguir pollo y harina.

Venezuela iniciaba el jueves un largo asueto de una semana con el que el presidente Nicolás Maduro busca bajarle la temperatura a las más fuertes protestas contra el Gobierno en más de una década, aunque en algunas regiones del país se mantenían focos de tensión.
 
En San Cristóbal, capital del occidental estado de Táchira en la frontera con Colombia donde se iniciaron las protestas, los manifestantes seguían bloqueando calles con alambres, planchas de metal corrugado y rejas. También se reportaban saqueos a comercios y escasez.
 
En los supermecados las personas sorpotan largas filas de siete horas para poder comprar sólo dos pollos y una bolsa de leche. Filas que son custodiadas por tanquetas de la Guardia Nacional para evitar saqueos. 
 
"Esos caraqueños están enfocados en pura (...) fiesta, y no en sacar esta porquería de Gobierno", dijo un defensor de una de las barricadas en un barrio de clase media de San Cristóbal, quien no se identificó.
 
La fiscalía venezolana informó que hay 55 detenidos, entre ellos varios agentes del orden, por los hechos de violencia que han sacudido al país.
 
Mientras tanto, líderes opositores han denunciado brutalidad e incluso torturas a manifestantes por parte de las autoridades.
 
La violencia llevó esta semana a que tanto el secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, como el Papa Francisco pidieran ceder el enfrentamiento político a encontrar acuerdos.
 
Ban pidió en un comunicado de Naciones Unidas "gestos concretos de todas las partes para reducir la polarización" y "dar a conocer las diferencias y quejas pacíficamente y de acuerdo con la legalidad".
 
Mientras tanto el Papa pidió "que cesen lo antes posible las violencias y hostilidades".
 
La principal organización opositora del país, la Mesa de la Unidad (MUD), a la que pertenece Henrique Capriles, se negó a participar en una conferencia "por la paz" convocada por Maduro alegando que no se prestaría a un "simulacro de diálogo".
 
El 12 de febrero, estudiantes y dirigentes opositores marcharon a la sede de la Fiscalía para exigir la liberación de jóvenes detenidos tras las protestas iniciadas el 4 de febrero en Táchira, luego del intento de violación y robo a una universitaria.
 
NoticiasRCN.com/Reuters
venezuela crisis táchira san cristobal MUD enfrentamientos violencia protestas