272977

La situación en los albergues de Ecuador es crítica; damnificados piden ayudas oportunas

América - Abril 21 de 2016, 1:31 pm
Foto: AFP

Con el paso de los días, los estragos que dejó el terremoto parecen más evidentes. El centro de la ciudad de Manta quedó prácticamente destruido.

En el puerto de Manta hasta el momento hay 181 muertos y al menos 174 heridos. 50 edificaciones quedaron colapsadas. Noticias RCN y NTN 24 llegaron hasta un colegio donde cerca de 500 personas se encuentran albergadas. Los sobrevivientes soportan duras condiciones y piden ayuda a los organismos de socorro.
 
Entre los albergados se encuentran cerca de 180 niños que claman por carpas para poder enfrentar la emergencia.
 
"No tenemos luz, pero la emergencia de nosotros ahora son las carpas, porque no tenemos dónde recibir sombra", aseguró María Parrado, damnificada. 
 
Cientos de colchonetas permanecen a la intemperie ya que los damnificados no pueden pasar a los salones del colegio. Los afectados piden que las ayudas sean canalizadas de manera rápida y eficaz.
 
"Yo vivo aquí y a mi hijo se le fueron todas las paredes de su casa", contó Carmen Blanco, otra de las damnificadas por el terremoto.
 
Equipos colombianos de atención de desastres llegaron al albergue para instalar aljibes que canalicen agua potable, que hasta el momento no tenía.
 
Y es que en la ciudad de Manta, con cerca de 220.000 habitantes, sufre drásticamente las consecuencias del movimiento telúrico (vea también: Manta, un panorama de destrucción y desolación).
 
"Huele a muerte"
 
A medida que pasan los días, crece la angustia de los sobrevivientes por hallar a sus familiares, mientras entre los rescatistas la esperanza de encontrar vida se reduce.
 
En el puerto de Manta una brigada de bomberos rebusca entre los escombros de lo que fue una ferretería en el barrio de Tarqui.
 
"Aquí huele a muerte, a pesar de la pintura", exclamó uno de ellos, con la cara oculta bajo una máscara blanca y gafas grandes.
 
De hecho, el olor a cadáver en descomposición flota por todas partes en esta zona comercial, situada en primera línea de mar y donde no queda ni un edificio intacto.
 
"No estamos perdiendo la esperanza de encontrar personas con vida. Pero después de más de 72 horas", admitió el teniente coronel Marco Antonio Artica, que aterrizó la víspera de Honduras a la cabeza de 18 bomberos voluntarios.
 
El último balance oficial cifró en 570 los fallecidos. Además, hay 5.733 los heridos.
 
En varias localidades de la costa, sobre todo en el estado Manabí (oeste), el mal estado de las carreteras dificulta la distribución de ayuda y el temor a saqueos y la inestabilidad de los edificios mantiene los comercios cerrados.
 
En la carretera de Pedernales (epicentro) a Cojimíes, un hombre de avanzada edad atravesó un tronco en el asfalto para llamar la atención con un cartel hecho con viejos cartones: "Queremos comida".
 
Ecuador ha recibido ayuda de varios países, entre estos Colombia, Cuba, Venezuela, España, Estados Unidos, Perú, México y Bolivia.
 
La cumbre de presidentes de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), prevista para el próximo en sábado en Quito, quedó suspendida "temporalmente".
 
NoticiasRCN.com/AFP
terremoto Ecuador albergues ayudas damnificados comida agua Electricidad muertos