145061

"Rompimos relaciones con Panamá y seguiremos esa línea"

América - Marzo 11 de 2014, 6:37 am
Las protestas se presentan desde hace varias semanas en Venezuela. Foto: AFP.

Según el presidente Nicolás Maduro, Estados Unidos promueve un golpe de estado en su contra.

El embajador de Venezuela en Pekín, Iván Zerpa, dijo que el Gobierno de Nicolás Maduro está dispuesto a "seguir con otros países la misma línea" que siguió con Panamá, con el que rompió el pasado 5 de marzo sus relaciones diplomáticas y congeló las comerciales por "injerencia".

Zerpa se expresó así durante un coloquio sobre la situación política que vive Venezuela celebrado en la legación diplomática del país latinoamericano en Pekín, al que asistieron diversos diplomáticos y expertos chinos.

El embajador venezolano expuso a los presentes diversos vídeos sobre lo que consideró la "manipulación" de algunos medios de comunicación, como la americana CNN, de las protestas que desde hace casi un mes se registran en Venezuela contra del presidente Maduro.

Según Maduro, EE.UU. está detrás de las manifestaciones en contra de su Gobierno con el fin de derrocarlo.

En esa misma línea, Zerpa denunció el intervencionismo de otros países en Venezuela y aseguró que viven un intento golpe de Estado, del que, no obstante, indicó que saldrán airosos.

Con Zerpa coincidieron varios de los exdiplomáticos chinos reunidos y quienes mostraron su apoyo al Gobierno de Maduro.

"Asistimos a un nuevo tipo de intervencionismo, promovido por países que abogan por una democracia que no es real ni sirve a los intereses de sus propios ciudadanos", señaló Wu Changsheng, director del Centro de Estudios Latinoamericanos de la Fundación china de Estudios Internacionales.

"Estamos profundamente preocupados", dijo Wu, exembajador de China en Latinoamérica, durante su intervención, en la que, no obstante, se mostró "contento" al haberse enterado de que la situación se había "aliviado".

Para Wang Zheng, exembajador de China en Venezuela, la situación que hoy se vive en Caracas "es la prolongación del golpe de Estado de 2002".

"Esta vez, sin un líder y sin marchas concretas a Miraflores pero con las mismas características que tuvo en 2002", explicó Wang, quien consideró que "nadie puede negar que la injerencia extranjera esté empeorando y profundizando la situación de crisis en Venezuela".

A su vez, Xu Sicheng, biógrafo chino de Hugo Chávez y director del Instituto de Estudios Latinoamericanos, aseguró que las protestas "están lideradas por grupos minoritarios de oposición que buscan desestabilizar el país" y que "son violentas". 

"Estados Unidos polariza grupos para causar focos de violencia y ejecutar intervenciones", destacó Xu.

Ante ello, Xu, Wang y Wu se mostraron seguros de que el Gobierno de Venezuela es capaz de controlar la situación interna, superar las diferencias a través del diálogo y restablecer la normalidad.

EFE

venezuela taxi cárcel marchas corrupción