107941

Los efectos del asesinato de la exreina Mónica Spear

América - Enero 8 de 2014, 3:41 pm
Mónica Spear ganó el concurso de belleza Miss Venezuela en 2004. Foto: AFP.

El crimen de la exreina de belleza puso el dedo en la llaga de una Venezuela cada vez más violenta.

El asesinato con saña de la exreina de belleza Mónica Spear y su pareja en una carretera turística de Venezuela ha conmovido al vecino país y a toda América, donde hoy se debate sobre los preocupantes niveles de seguridad  en uno de los países más violentos del mundo, cuyo gobierno discute este miércoles un plan de emergencia contra el crimen.
 
Spear, de 29 años y actriz de la cadena estadounidense Telemundo, y su pareja, Thomas Henry Berry, de 39 años, fueron acribillados a balazos dentro de su automóvil la noche del lunes, mientras la hija de ambos, Maya, de cinco años, resultó herida de bala y se encontraba este miércoles en condición estable.
 
Los asesinos "llegaron y los masacraron", explicó el presidente Nicolás Maduro al relatar lo sucedido. Según la reconstrucción, el vehículo de Spear y Berry cayó en una emboscada con fines de robo, ya que se detuvo tras golpear un objeto colocado sobre la autopista de Puerto Cabello (en el Caribe) a Valencia, la tercera ciudad venezolana.
 
Advirtiendo un poco el debate que comenzaba, el presidente Maduro pidió que el caso no fuera explotado políticamente. Sin embargo, las cifras hablan por sí solas. Estas se han multiplicado por cuatro en los últimos años, llevando a los venezolanos a atrincherarse en sus casas a la caída del sol, excepto un puñado de sectores donde permanecen restaurantes y cafés abiertos.
 
"Ya ni salgo (...) Cuando tengo actividades nocturnas, prefiero acordar con dos o tres amigos e irnos en un solo carro", relató la actriz Elba Escobar mientras participaba en una manifestación de repudio a la violencia que se celebró este miércoles.
 
Cerca de ella, María Arteaga, de 41 años, admitió tener miedo de ir al banco, al restaurante, de salir de su casa y reconoció que incluso dejó de visitar a sus padres por la frecuencia de los robos en la zona en que viven.
 
Hasta los jóvenes se han vuelto precavidos en exceso. En la calle "¡Cero celular!. ¡No quiero que me roben!", aseguró Jonathan Sabida, un estudiante de 21 años.
 
Condominios con seguridad privada, autos blindados, la proliferación de armas -con o sin autorización de porte- escuelas de defensa personal o la costumbre de no detenerse en los semáforos por la noche son algunas de las herramientas de la población de un país cuyas tasas de homicidio espantan y superan a las de países en guerra.
 
Los asesinatos en Venezuela -según los mida el gobierno o las ONG- van de 39 a 79 casos al año cada cien mil habitantes, cifra esta última que sería la segunda más alta del mundo.
 
Por ahora, el Gobierno de Maduro convocó a las autoridades locales, entre ellas los gobernadores y los alcaldes de los municipios más peligrosos del país, para analizar medidas de urgencia.
 
Indignación en las calles
 
Artistas venezolanos se movilizaron este miércoles en Caracas para exigir al Gobierno mayor seguridad. Los manifestantes se congregaron inicialmente en una plaza del este de Caracas, donde realizaron una misa en memoria de Spear, y luego se desplazaron hacia la sede de la Asamblea Nacional para entregar un documento con pedidos para mejorar las políticas oficiales contra la inseguridad ciudadana.
 
Los artistas fueron recibidos por un grupo de diputados opositores, entre ellos la legisladora María Corina Machado, quienes se comprometieron a analizar el documento.
 
En una concentración sin incidentes, a los artistas se sumaron también entre 200 y 300 personas con consignas como "Basta de Balas" y llamados a reformar las leyes en Venezuela.
 
"Los artistas queremos que no sea en vano esta muerte y esta tragedia tan terrible. Pero no solamente es por ella, ella por ser famosa es el detonante de esto, pero es por las millones de familias que han sido enlutadas por el hampa", dijo al inicio de la concentración la actriz Amanda Gutiérrez, famosa por sus roles en diferentes telenovelas venezolanas.
 
"Queremos alzar nuestra voz para pedir una política de seguridad en este país", afirmó.
 
No obstante, el crimen de Spear volvió también a poner de manifiesto la polarización reinante en Venezuela. Algunos artistas cercanos al chavismo pidieron no politizar el asesinato de Spear, aunque pidieron justicia por el crimen.
 
Luto en la televisión hispana
 
Las manifestaciones de pesar por la muerte de Spear se extendieron también a figuras del mundo de la cultura, televisión y música hispana en Estados Unidos, donde la exreina de belleza trabajaba en la cadena latina Telemundo.
 
"Mucha fuerza para la familia de Mónica. Mi corazón está con ustedes. Dios ayúdalos mucho", dijo en su cuenta en Twitter la actriz Gaby Espino. 
 
La presentadora de televisión María Celeste Arrarás destacó que la cadena está de "luto" tras conocer la noticia de la muerte de la "querida amiga de todos en Telemundo".
 
"Descansa en paz la querida actriz Mónica Spear, asesinada en Venezuela juntó a su esposo. Telemundo de luto", dijo en Twitter la periodista.
 
El cantante cubano-estadounidense Jencarlos Canela dijo estar "sin palabras" tras el fallecimiento de su amiga y mandó un mensaje a las autoridades venezolanas: "La prioridad de un gran líder es la seguridad de su gente".
 
"¿Hasta cuándo? ¿Cuánto vale 1 vida en #Venezuela? Qué triste noticia", dijo por su parte la presentadora venezolana de televisión Chiquinquirá Delgado en las redes sociales.
 
Spear nació en 1984 en la ciudad de Maracaibo, capital del estado Zulia (noroeste), ganó el concurso de belleza Miss Venezuela en 2004 y al año siguiente participó en el Miss Universo en Bangkok, Tailandia, quedando como cuarta entre las finalistas.
 
Tras ello se hizo actriz y participó en varias telenovelas, entre ellas "Mi prima Ciela", "Calle Luna, Calle Sol", "La Mujer Perfecta", "Flor Salvaje" y "Pasión Prohibida". 
 
Agencias
asesinato crimen venezuela violencia orden público turismo bolivariano Nicolás Maduro